Seguridad del Estado destierra a Guyana a un opositor cubano

Seguridad del Estado destierra a Guyana a un opositor cubano

El activista Eliecer Góngora Izaguirre, coordinador de la UNPACU en el municipio de Jobabo, en la oriental provincia de Las Tunas, fue desterrado a Guyana por la Seguridad del Estado de la isla.

Vía telefónica, Eliecer Góngora Izaguirre narró a CubaNet Noticias todo el proceso vivido desde su arresto por parte de la Seguridad del Estado y el destierro a Guyana.

“Me cargaron y me arrastraron violentamente por los brazos y pies, tirándome contra una patrulla y dándome golpes en la misma mano que ellos me fracturaron el pasado 4 de febrero en Camagüey, donde me encontraba desempeñando la campaña por el #YoVotoNo”, dijo el opositor al citado medio.

“Alcancé a ver antes de irme, que estaban allanando mi casa, luego me llevaron para la PNR Municipal y me sacaron varias veces para torturarme psicológicamente como ellos acostumbran. Al día siguiente me sacaron del calabozo y me llevaron ante mis padres y mi esposa, me empezaron a amenazar delante de ellos de muerte y de prisión, diciéndome que tenían todos los papeles para comenzar a cumplir cuatro años por Peligrosidad Social Predelictiva, que ellos me levantaron el mismo día en que me partieron el brazo”, agregó.

“Me indicaron delante de mis padres, que no iba a correr la misma suerte que la vez pasada, luego de la prisión política que sufrí tras promover la campaña Cuba Decide que cumplí el día 5 de septiembre de 2018. Me dijeron que ni iba a salir con vida de esta, tras el supuesto delito que me iban a aplicar de peligrosidad social”, manifestó.

Según CubaNet, “luego fue llevado para el Centro de Operaciones e Instrucción Penal de Las Tunas, donde continuaron torturándolo. En la mañana del día 21 lo sacaron de allí, y lo trasladaron para las inmediaciones de la Plaza de la Revolución. “Me mandaron a caminar para un banco donde se encontraba sentado mi padre de 86 años de edad, diciéndome que no podía desviarme para ningún lugar porque me encontraba cercado, que no me mandara a correr ni hiciera nada, que tenía que ir directo a mi padre”, alegó.

“Cuando hice eso, vi varios agentes vestidos de civil y de la policía nacional rondando y cercando el lugar, dijeron que cuando me hicieran una señal me dirigiera a quien me realizara, en este caso fue Miguel, el jefe de enfrentamiento de la provincia. Entonces tuvimos que caminar mi padre y yo hacia él. Luego nos condujeron hasta el Hotel Tunas y estuve encerrado en una oficina aproximadamente dos horas”, agregó.

“Luego me doy cuenta de que estamos saliendo a la autopista y me comienzo a preguntar para dónde vamos. Preguntaba y nadie me decía nada, le preguntaba a papi si sabía algo y me decía que no”.

Cuenta que en horas de la madrugada llegaron al Aeropuerto Internacional José Martí, donde había otras personas que esperaban su llegada, incluso muchos trabajadores del aeropuerto. “Parece ser que le pidieron el pasaporte a mi padre y él lo facilitó. No tardó mucho y llegaron con el billete aéreo para Guyana”, señaló.

Dice que le entregaron 200 dólares, “para que con eso me buscara la vida y que no me atreviera nunca a regresar a Cuba”.

“Toda la tripulación me miraba, hasta que despegamos con destino a la isla de Aruba”, única escala que realiza esta aerolínea en su viaje a Georgetown. Luego detalló que, después del avión despegar del Aeropuerto Reina Beatrix en Aruba, le dio un desmayo, producto de tantos días sin ingerir alimentos. “Cuando me disponía ir al baño, me desmayé y ellos tuvieron que socorrerme, y llevarme nuevamente al sillón, por la debilidad de tantos días de la huelga y los maltratos que sufrí los días que estuve detenido”.

Al Aeropuerto Cheddi Jagan de Guyana, cuenta, “pido un teléfono y me pongo en contacto con nuestro líder José Daniel Ferrer y su hermano Luis Enrique Ferrer, respectivamente”.

Asimismo, el isleño dijo a CubaNet que “sus familiares en Cuba se han quedado totalmente desprotegidos, sus cuatro niños, su esposa, su padre de 86 años y su madre de 68, personas ancianas que no trabajan y según refiere dependían totalmente de él. Cuenta también, que tiene un hermano que cumple prisión política, siendo el brazo derecho y el único sostén de la familia”.

TESTIMONIO DE Eliecer Gongora Izaguirre DESTERRADO POR LA DICTADURA CASTRO CANEL COMUNISTA.

Posted by Ana Belkis Ferrer Garcia on Thursday, February 21, 2019