Panamá está ante una nueva crisis migratoria

Panamá está ante una nueva crisis migratoria

Las autoridades migratorias y la policía de fronteras de Panamá han asegurado que están luchando para enfrentar la más reciente crisis migratoria en la que cientos de indocumentados arriesgan sus vidas al internarse por el llamado ‘Tapón’ del Darién.

Este es considerado el más peligroso para estos extranjeros que se dirigen desde Sudamérica hacia el norte, principalmente a Estados Unidos y Canadá, al menos así lo reseñan medios locales.

Es el caso de 20minutos, que ha dicho que “esta es la mayor crisis migratoria que Panamá ha enfrentado desde 2015-2016, cuando alrededor de 60.000 personas –mayormente de Cuba y Haití– provocaron un posterior cierre temporal de las fronteras de Panamá, Costa Rica y Nicaragua”.

Por su parte, el Servicio Nacional de Fronteras de Panamá (Senafront), indicó que unos 7.316 migrantes han cruzado desde el primero de enero hasta la tercera semana de abril. “Generalmente el mayor flujo tiene lugar en la temporada seca, que se extiende entre diciembre y abril, pero al ritmo en que va podría superar los 9.678 que se registraron el año pasado”.

Tan es así que se estima que “ya rebasó las cifras de 2017, cuando cruzaron 6.446. Los migrantes dicen huir de la pobreza, la discriminación, los conflictos políticos, la guerra y la violencia”.

“Lo que está sucediendo en la frontera colombo-panameña es un reflejo de lo que está pasando a nivel internacional”, señaló la investigadora en derechos humanos y asuntos migratorios de la Universidad Católica de Colombia, Johanna Fernanda Navas.

“Es una búsqueda de esperanza, de oportunidades, de bienestar, del mínimo vital que no está pudiendo ser cumplido en el Estado de procedencia”, argumentó.

De igual modo, el citado medio explicó que “la mayoría de estos migrantes vienen de Haití y Cuba … Los cubanos han volado por años a Ecuador para comenzar su viaje, aunque recientemente muchos han optado por rutas abreviadas que comienzan en Panamá o Nicaragua”.