Nueva píldora anticonceptiva masculina fue probada con éxito en EEUU

Nueva píldora anticonceptiva masculina fue probada con éxito en EEUU

Una pastilla anticonceptiva para hombres fue probada en Estados Unidos con excelentes resultados en su estudio de fase 1, así lo confirmaron científicos en reunión anual de la Sociedad Endocrina estadounidense que se celebra en Nueva Orleans, Luisiana.

El anticonceptivo oral masculino experimental se llama dodecilcarbonato de 11-beta-metil-19-nortestosterona, o 11-beta-MNTDC.

Es una testosterona modificada que tiene las acciones combinadas de una hormona masculina (andrógeno) y una progesterona, explica la investigadora principal del estudio, Christina Wang, directora asociada del Instituto de Ciencia Clínica y Traslacional del Instituto de Investigación Biomédica de Los Ángeles (LA BioMed), en Torrance, California, Estados Unidos.

“Nuestros resultados sugieren que esta píldora, que combina dos actividades hormonales en una, disminuirá la producción de esperma al tiempo que preserva la líbido”, afirma Wang.

Las pruebas de efectividad y tolerabilidad se efectuaron en 40 hombres sanos en LA BioMed y en la Universidad de Washington, en Seattle, financiado por el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver.

Entre los hombres que recibieron 11-beta-MNTDC, el nivel promedio de testosterona circulante se redujo tan bajo como en la deficiencia de andrógenos, pero los participantes no experimentaron ningún efecto secundario grave.

Wang dice que los efectos secundarios de los fármacos eran pocos, leves e incluían fatiga, acné o dolor de cabeza en entre cuatro y seis hombres cada uno.

Cinco hombres dijeron tener una leve disminución en el deseo sexual, y dos hombres describieron una disfunción eréctil leve, pero la actividad sexual no disminuyó.

“El objetivo es encontrar el compuesto que tenga menos efectos secundarios y sea el más efectivo –afirma Page–. Estamos desarrollando dos medicamentos orales en paralelo en un intento por hacer avanzar el campo [de la medicina anticonceptiva]”, aseguró la científica.

* Artículo referenciado en Pulso.