‘No van a liberarlos a menos que se pague recompensa’ asegura analista

‘No van a liberarlos a menos que se pague recompensa’ asegura analista

Ha pasado un mes desde que secuestraron a dos médicos cubanos en la ciudad keniana de Mandera, fronteriza con Somalia, hecho que se cree estuvo protagonizado por supuestos miembros del grupo yihadista somalí Al Shabab, pero, hasta la fecha, se desconoce su paradero y continúa la operación para lograr su pronta liberación.

La ministra de Asuntos Exteriores keniana, Mónica Juma, al referirse al caso en una comparecencia en Nairobi el pasado 3 de mayo dijo: “Condenamos de la forma más enérgica cualquier acto de terrorismo”.

“Podemos asegurar a los kenianos, como el Ministerio de Interior ha dicho varias veces, que la operación continúa y que esperamos traer a los dos médicos cubanos de vuelta y a salvo”, añadió Juma, sin ofrecer información detallada sobre esa “operación de seguridad”.

A finales de esta semana, el mensaje del Gobierno de Kenia era similar: “Estamos trabajando en ello, pero preferimos no hablar para no ponerles en peligro (a los médicos)”, comentó, por su parte, el secretario principal del Ministerio de Asuntos Exteriores, Macharia Kamau.

“Estamos trabajando en ello, pero preferimos no hablar para no ponerles en peligro (a los médicos)“, manifestó el secretario principal del Ministerio de Asuntos Exteriores

Mientras que Abdullahi Abdille, analista para el Cuerno de África del International Crisis Group (ICG), dijo: “Podría tratarse del propio Al Shabab, pero también podría ser otro grupo armado aliado con este”.

“Dado cómo sucedió y dónde se cree que los doctores cubanos están retenidos, muy probablemente en la región de Gedo, ese es territorio de Al Shabab”, agregó.

“No van a liberarlos a menos que se pague una recompensa, esa es la verdad. Y ahí es cuando entran en juego los ancianos. Solo ellos pueden negociar el rescate a estas alturas”, argumentó Abdille, “quien apunta a una motivación económica detrás de este suceso”, según 14ymedio.

“Si Al Shabab hubiera secuestrado a un local, el proceso sería más fácil: un rescate no es necesario y los clanes negocian hasta que la persona es liberada. Pero cuando los secuestrados son extranjeros, el pago de un rescate es casi una obligación”, añadió.