‘No puedo decirle a mi familia que salga a protestar’ cubano contesta a Otaola

'No puedo decirle a mi familia que salga a protestar' cubano contesta a Otaola

Un cubano ha decido dar su opinión sobre la campaña del presentador Alexander Otaola, que planta, a partir de enero, dejar de enviar remesas y recargas a la Isla.

A través de Facebook, Arnaldo Torres, dejó claro que no está de acuerdo con este pedido, según el a pesar de ser fan del programa de Otaola, cree que en ese sentido “se le fue la mano”.

Para Torres, es el pueblo cubano quien verdaderamente quedará afectado si se corta el envío de dinero: “Yo no le puedo decir a mi esposa, sal para la calle, sino no te mando dinero”.

Sus comentarios fueron apoyados por cientos de cubanos:

Iosnel García “Pipe mi hermano, muy de acuerdo, los nuestros son víctimas de la represión y el engaño. Si los que pueden en pequeña o en gran medida ayudar a los suyos, dejasen de hacerlo, sería como si estuviésemos llevándolos a un paredón, pena de muerte. Muchos, malo que bueno, viven con la poca ayuda que reciben del extranjero. No vi el programa, lo buscare en YouTube. La solución está en un pueblo unido, claro que, pero no de esa manera Alexander Otaola, de esta manera estaríamos dándole sentencia a muerte a nuestras familias, tiene que existir otras maneras de derrocar a la dictadura. ¡FUERZA CUBA!”

Zuzel Lozada “Arnaldo estoy de acuerdo contigo 100%. Si dejamos de ayudar a los nuestros ellos son los perjudicados. Tú declaración deja más que claro todos los puntos”.

Leydis Rodríguez Berdellans “Muy bien dichoo. Son los familiares los que se van a ver afectados. Sigue ayudando a tu familia cada vez que puedas, y Dios te ayude mucho para que siempre lo puedas hacer”.

Mi opinion sobre remesas y recargas a cuba

Posted by Arnaldo Torres on Sunday, November 3, 2019

Ambas posturas llevan algo de razón, es cierto como plantea Alexander Otaola que las remesas son un importante aliento de vida para la maltrecha economía cubana. Pero como señala Arnaldo Torres, hay cubanos como su padre un anciano jubilado, o su esposa e hijos, que dependen del dinero que les envían de Estados Unidos.

En todo caso, cada quien debe preguntarse qué hacer, pues al final de estas diferencias todos buscan lo mismo, una Cuba Libre, hecho que para lograrlo no estará exento de sacrificios.