Migrantes cubanos consiguen trabajo en México y valoran quedarse allí

Migrantes cubanos consiguen trabajo en México y valoran quedarse allí

Ciudad Juárez, considerada como una de las fronteras más importantes del norte del país ha acogido a miles de emigrantes cubanos que han llegado allí en busca del famoso ‘sueño americano’.

Algunos han encontrado trabajo y se desempeñan como ‘cocineros, talacheros, pintores, lava carros y hasta vendedores de seguros, luego de haber adoptado a esta ciudad como su albergue temporal, en su espera por intentar cruzar a los Estados Unidos’, reseñan medios locales.

“En una visita de Periódico El Mexicano al restaurante El Mariachi, ubicado sobre la avenida Juárez, se pudo apreciar a un grupo de cubanos que gustosos, platicaron su experiencia de vivir en esta frontera y las ganas de quedarse para siempre, junto a su familia”.

“Venimos a trabajar, salimos de Cuba por problemas económicos y políticos, estamos acá para trabajar, estamos esperando el asilo político en Estados Unidos, pero si se tarda mucho igual estamos trabajando”, comentó al portal uno de los cocineros, de nombre Luis Adeli.

Ya llevan algunos días allí “y de inmediato se acercaron a pedir trabajo en dicho restaurante, donde su dueña, gustosa, les abrió las puertas y los recibió, dándoles una nueva oportunidad de vida”, agregó.

“Estábamos en Tapachula, todo mundo allá nos decía que Juárez era la más peligrosa del mundo, que acá asaltan y acá matan, pero todo ha sido mentira, simplemente han sido habladurías, nos sentimos de lo mejor, hemos salido a la calle y hemos ido a la discoteca”, señaló Luis con una sonrisa en su boca.

“En estos días me he dado unas atracadas con naranjas, allá en Cuba teníamos 15 años sin comer naranjas, aquí he comido naranjas basta que me he hartado, allá no hay fruta, no hay manzanas, todo es por tiempo, pero es muy difícil de conseguir”, relató.

Al finalizar la entrevista quisieron una foto “del recuerdo” donde el grupo de amigos mostraron la alegría que desde hace muchos años no sentían, al poder “vivir en libertad y sin represalias”.