Médicos cubanos en Brasil: `Nos veían como dioses, hoy nos ven como nada´

Médicos cubanos en Brasil `Nos veían como dioses, hoy nos ven como nada´

La doctora cubana Yulia Molina Hernández no sabe qué otras puertas tocar para salir de la situación en la que se encuentra tras la llegada al poder de Jair Bolsonaro y la decisión de Cuba de poner fin a Mais Médicos.

Según reseña BBC News Mundo, “Molina llegó a Brasil hace cinco años como parte del programa internacional “Mais Medicos” (Más Médicos), una iniciativa puesta en marcha en 2013 por la entonces presidenta de Brasil Dilma Rousseff para facilitar la atención médica básica en áreas desfavorecidas y remotas del país”.

Asimismo, destaca que en el mes de noviembre de 2018, el gobierno de Cuba dio a conocer su retirada del programa por las condiciones impuestas por el nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

“La decisión dejó a más de 8.000 médicos cubanos ante el dilema de regresar a la isla o permanecer en Brasil y ser considerados desertores por el gobierno cubano. Más de 2.500 optaron por quedarse y ahora denuncian la precariedad en la que se encuentran: no pueden ejercer la medicina y tampoco encuentran otro tipo de trabajos”, recordó.

“Uno se cansa de ser explotado”. “Realmente liberarme o romper con Cuba -soy de la opinión de que no soy desertora porque nunca me interesó ser militar y nunca lo fui- es algo que ya venía pensando hacía mucho tiempo”, dijo la médica Surizaday Fernández a BBC Mundo.

Fernández, de 31 años, llegó a Brasil en agosto de 2017. Pese a esto, quedó paralizada cuando se enteró de que Cuba se retiraba del programa Más Médicos. “Iba caminando y me quedé en shock, no sabía si ir para adelante o para atrás. Al ganar Bolsonaro sabía que Cuba nos iba a recoger, pero no imaginé que fuera así”, narró.

“Ahí empezó su odisea, semejante a la de muchos de sus colegas. Tras el anuncio de la retirada de Cuba del programa Más Médicos, Bolsonaro dijo que los doctores cubanos que quisieran quedarse en el país recibirían asilo y podrían trabajar como médicos si revalidaban su título”, destacó el portal.

Pero la realidad era otra, como relata el médico Joan Rodríguez. “Llegué a Brasil en junio de 2017 y estuve trabajando normal hasta la cancelación del programa. Aguanté dos meses con los ahorros que tenía. A finales de diciembre pasado, el gobierno brasileño creó un edital, que es como una convocatoria pública, para cubrir las 8.500 plazas que el gobierno cubano había sacado”.

“Los cubanos pudimos inscribirnos, pero el día antes de poder optar a una plaza se nos eliminó el derecho. Se nos dijo que podíamos ir a las policías federales de cada estado para pedir refugio”.

“Nos dieron un papel, la solicitud de refugio, con el que pudimos ir al Ministerio de Trabajo y pedir una cartera de trabajo, que es como el permiso para poder trabajar en Brasil”, explica.

Y ese es el drama de muchos que aseguran que “nos veían como dioses, hoy nos ven como nada”.

0