Madre lanza fuertes denuncias contra profesores de Escuela Nacional de Ballet de Cuba

Madre lanza fuertes denuncias contra profesores de Escuela Nacional de Ballet de Cuba

La internauta que se identifica en las redes sociales con el nombre de Yarelis Idelfonso Justo, denunció los malos tratos a los que ha sido sometido su hijo, de apenas 12 años de edad, en una escuela de arte de la isla.

Denuncia pública contra la escuela Nacional de Ballet Fernando Alonso, Cuba. Hago esta denuncia por miedo a lo que le pueda suceder a mi hijo en esta escuela, como padres no tenemos la tranquilidad y la confianza en esta institución”, dijo.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

“No hemos sacado al niño de la escuela porque a pesar de todas las cosas malas que le han sucedido, el niño quiere permanecer allí por defender su sueño de ser bailarín, pero tenemos miedo que algo peor le pueda suceder, porque el descontrol de la mayoría de los maestros, la mala fe y la irresponsabilidad con que actúa la dirección de la escuela, no nos da confianza y es motivo de mucha preocupación en la familia”, señaló.

“Cuba, la tierra en que nací, en que crecí, en la que me formé, en la que vivo y la que quiero. Pero de lo que viví en mi época de estudiante a lo que estoy viviendo, deja mucho que desear y más en el tema de la educación, un país que se podía vanagloriar de su sistema educativo”, añadió.

“John Steinbeck expresó: La enseñanza puede ser la más grande de las artes, ya que el medio es la mente y el espíritu humano…Pero en la Escuela Nacional de Ballet “Fernando Alonso” en la enseñanza secundaria, priman los malos métodos pedagógicos, la marginalidad de algunos maestros, la indecencia, la falta de educación y la prepotencia e inmunidad, por no recibir la sanción que merecen ante las quejas de los padres, porque la gestión del órgano de dirección es mala, de complacencia hacia sus trabajadores, permisiva ante lo mal hecho y de mentiras e indolencia ante los padres, una total desprotección para los niños”, refiere.

“Mi hijo, que ahora tiene 12 años, desde los 10 años está sufriendo por los maltratos de algunos maestros de la escuela nacional de ballet sin que se resuelva el problema, todo lo contrario, lamentablemente, cada vez se agrava más”, lamentó.

“Desde el 2017 vengo enfrentando situaciones con malos métodos pedagógicos por parte de los maestros de la especialidad de ballet en esta institución y por no adoptar la dirección del centro las medidas de manera oportuna para resolver la situación en el momento del hecho”, agregó.

Por otro lado, denunció que “la auxiliar pedagógica Margarita Sosa, quien en reiteradas ocasiones maltrató verbalmente y hasta física a mi hijo, algo que fue el punto de partida de reiterados maltratos por parte de los adultos, la maestra de ballet Rachel Dobal quien ya no se encuentra en la escuela, no por medidas que tomara el centro, sino por problemas personales pidió la baja. El pasado curso la maestra de ballet Cristina Pérez Sosmerzch, expulsaba de la clase al niño cuando se equivocaba, no lo rectificaba, lo maltrataba verbalmente y un día de conjunto con la maestra Wendy Ferrer: Maestra de Técnica Moderna de 8vo y 9no grado, le dijeron que su padre era un artista famoso, que su padrastro era un abogado de respeto y que él nunca iba a ser nadie, que siempre sería una m…… , además de decirle diariamente que todo lo hacía mal, que no podía ni hablar, avergonzándolo con expresiones como estas delante de sus compañeros, al quejarnos en la dirección de la escuela, esta maestra asumió la actitud de dejarle de hablar al niño, no mirarlo, como si no existiera, y no rectificarlo jamás en las clases de ballet, incluso tropezaba con él y no se disculpaba, un día casi lo tira al piso”, relató esta madre.

“El tema se ha extendido hasta la fecha. Hoy ya el maltrato, según nuestra apreciación, es por un tema personal contra nosotros los padres, parece que por habernos quejado y las consecuencias las sufre el niño”, argumenta.

“El día 11 de septiembre del presente año asistimos a una reunión de padres, que más que una reunión de padres fue un evento de irrespeto, de marginalidad, de coacción y amenaza por parte de las profesoras Ana María Rodríguez y María Libia Rodríguez, de Matemáticas y Ciencias Naturales respectivamente.

El día 26 de septiembre del presente año asistimos a la escuela a presentar una queja por la agresividad y falta de respeto de la maestra de matemática, a la hora de reflejar las deficiencias del niño en la libreta (adjuntamos fotos de la libreta), la Subdirectora de la escolaridad Mercedes Estévez trató de defender a sus maestras y culpar a los padres por los problemas del niño en la escuela, incluso nos expresó que los maestros no podían tener atención personalizada e individualizadas con el niño, que los maestros allí no tienen tiempo para eso, que eso era un tema de los padres, ante los argumentos expuestos por nosotros, irrefutables por ellos, tuvieron que callarse y prometieron hablar con las maestras. La maestra de matemáticas pidió excusas para no participar en la reunión porque tiene un marcapaso que no le funciona bien, pero para la maldad está perfecto”, comentó.

“El día 27 de septiembre encontramos otra nota en la libreta de fecha 26/9/19, imposible de haber sido ese día, porque las libretas quedaron en la dirección cuando la maestra se retiró de la reunión, que desde mi punto de vista es para reafirmar que no le importa que nosotros nos quejemos, que ella va a seguir haciendo lo mismo con toda la inmunidad con la que ha actuado hasta hoy con mi hijo y con otros niños en años anteriores.

Con relación a la especialidad de ballet mi hijo ha sufrido una cadena de maltratos por parte de los profesores, que lo han imposibilitado de presentarse a los exámenes, la dirección del CENTRO NACIONAL DE ESCUELAS DE ARTES conocido por sus siglas CNEART indicó para este curso preparar al niño desde las vacaciones y que el profesor que lo iba a preparar permaneciera dándole clases al grupo, además de continuar, después de empezar el curso, los repasos para que se pudiera examinar en octubre. Lo que indicó el CNEART se empezó a cumplir 15 días antes de empezar las clases y la escuela tomó la decisión de volverle a poner la profesora maltratadora y nada de los repasos indicados. Es decir, que la escuela le importa poco lo que indique el CNEART o el MINCULT, y el CNEART que no controla las indicaciones que da, le permite actuar a ellos con libre albedrío como lo han hecho hasta hoy”, relató.

“Entonces me pregunto: ¿hasta cuándo directivos tan incapaces, con crisis de ética y con tan mala gestión van a seguir dirigiendo una institución docente de un programa creado e impulsado por Fidel? ¿hasta cuándo maestros con tanta falta de pedagogía van a seguir en el sistema de la enseñanza artística cubana?

Cuba que se vanagloria de ser defensora de los derechos humanos, ¿no es esto es una violación a los derechos humanos, a los derechos del niño? cómo es posible que sucedan cosas así en una escuela cubana, tanto que se habla en Cuba en los eventos de pedagogía, tanto que habla el presidente de este país de cómo debe ser la educación, de cómo deben conducirse los maestros, o es que esta escuela actúa tan libremente e irresponsablemente que tampoco le importa las orientaciones que da el presidente del país a los educadores cubanos”, cuestionó.

¿Cómo es posible que suceda esto en una escuela de arte, una escuela de ballet, lo más sublime de las artes, una escuela que está concebida para crear artistas, donde prima la sensibilidad de los niños y así de sensibles deben ser también los maestros, la exigencia no tiene nada que ver con el maltrato y la humillación a los alumnos?”, preguntó.

“He recorrido varios centros de enseñanza secundaria de esta capital y en ninguno he visto lo que sucede en la escuela nacional de ballet. Todo lo contrario, una adecuada atención de maestros y directivos, con gran disposición de ayudar en caso que lo necesitáramos.

“Es que la escuela nacional de ballet es una república independiente, que ni el Cneart, ni el ministerio de cultura pueden gobernar, o es que la escuela nacional de ballet es un imperio”.

“Es lamentable y vergonzoso que la escuela cubana de ballet, que tiene un reconocimiento internacional y se ha caracterizado por su prestigio y el de sus profesores se haya convertido en lo que es hoy”, lamentó otra vez.

“Habrá alguien o alguna institución en este país que se respete y pueda acabar con los maltratos y malos métodos pedagógicos en la escuela nacional de ballet “Fernando Alonso”. Que al final los perjudicados son los niños”, concluyó.