Lula da Silva de presidente de Brasil a presidiario

El ex presidente de Brasil  Luiz Ignacio Lula da Silva se entrega a la policía para cumplir condena de 12 años de presión después que un tribunal de su país lo condenara por corrupción.

Finalmente abandonó el edificio  del Sindicato de Metalúrgicos de San Pablo donde desde el pasado jueves se encontraba atrincherado con sus seguidores pero antes pronunció un intenso discurso refiriéndose a su inocencia y a la constante persecución a la que fue sometido.

El ex mandatario es favorito según las encuestas para las próximas elecciones presidenciales en Brasil y constituía un serio obstáculo para sus adversarios.

Las acusaciones están estrechamente relacionadas con el caso  Lava Jato, una intensa red de corrupción que incluía a empresarios y políticos que se apropiaron de miles de millones de dólares mediante la inflación de los costos en proyectos de construcciones pertenecientes a la Empresa Petrobras y al que se le acusa entre otros delitos el haber aceptado sobornos principalmente un apartamento de lujo.