Cubita NOW

Katherine Bisquet: entiendan ‘que ante cualquier injusticia no existe justificación alguna’

Por Hervin Salinas - viernes 29 de enero de 2021

Sociedad, Arte y Cultura, Cuba

Featured Image
Foto de Katherine Bisquet Rodríguez

La escritora cubana Katherine Bisquet Rodríguez regresa a las redes sociales con un extenso, pero interesante texto que va dirigido a los cubanos dentro de la isla.

Desde su muro de Facebook, Bisquet Rodríguez no solo describió perfectamente a los agentes de la Seguridad de Estado ¿cómo actúan? ¿Cómo piensan? Sino que, además, dio una crítica mirada al pueblo, a los de a pie, a los que temen, y a lo que no, pero solo critican.

Solo anhela que todos entendamos de una vez y por todas de qué va la lucha pacífica. Que quiere la sociedad civil, los activistas, los opositores, o como usted prefiera llamarles.

Cubita NOW reproduce sus palabras, de manera íntegra, a continuación:

Yo quisiera que las personas entendieran muchas cosas. Pero quisiera, siendo más específica, que entendiesen la lógica de salir a la calle a protestar de forma pacífica, aun estando bajo sobreaviso de que vas a ser detenido en la esquina de tu casa porque tienes una patrulla.

Esta lógica posiblemente sea la que más afecte al poder. Porque es la única manera de hacer visible, públicamente y en acción, la represión policial.

La Seguridad del Estado muchas veces nos ha implorado que no salgamos, que nos quedemos quietos, que nos quedemos en las redes, que escribamos, que dialoguemos, que conversemos.

La Seguridad de Estado quiere que repitamos sus mismas lógicas y dinámicas de acción, su burocratismo, su papeleo, sus mecanismos y vías y pasos (i)lógicos. La Seguridad del Estado quiere construirnos nuestros perfiles psicológicos, cómo actuamos, cómo reaccionamos, qué tan dóciles somos, qué tan instruidos somos, qué tan marginales, qué tan pobres, qué tan idiotas, qué tan oportunistas, qué tan sinceros, qué tan temerarios, cuántas cosas tenemos qué perder.

La Seguridad del Estado quiere dividirnos por niveles de entrega a la causa, por niveles de educación, por raza, por sexo, por inclinaciones sexuales, por gremios, por lugar de nacimiento, por tipo de crianza.

La Seguridad del Estado no nos reconoce como sociedad civil, nos reconoce como opositores de la cultura, opositores políticos, opositores del deporte, opositores inclasificables.

Además, se da el lujo de pensar que somos de ciertas maneras, maneras que ellos crean en su imaginación durante su jornada laboral.

 La SE no entiende cómo yo puedo perdonar a, cómo yo puedo amar a, cómo puedo involucrarme con, cómo puedo salir de mi casa contra una patrulla. Porque claro, eso no va con mi perfil.

Pero la sociedad cubana y muchos de mis conocidos tampoco entienden eso. No entienden y piensan muy parecido a la lógica de la SE. Porque para hacer algo, protestar, hay que tener un fin, un resultado, ser efectivo, ser impecable, ser político, ser inteligente, se suspicaz, ser oportuno y sobre todo actuar legal y ser obediente.

La SE piensa esto también, y precisamente por esto impide y controla a los locos. Para que esas locuras no se conviertan en racionalidad y sean efectivas. La SE al menos aquí, hace algo. La sociedad sí no hace nada. Solo mira y critica. Y se convence de que esa no es una opción.

Yo quisiera que los cubanos entendiéramos que ante cualquier injusticia no existe justificación alguna, ni tan siquiera el miedo.

Quisiera que entendieran que cada persona es un individuo y es un universo y por la tanto tiene una forma diferente con respecto a los demás de sentir y vivir procesos.

Si alguien sale a protestar teniendo una patrulla en la esquina es para demostrarle al mundo y quedar bien consigo mismo, con su dignidad, de que lo que hace es justo, que lo que hace es una manera de vivir como uno sueña, de vivir desde donde quiere vivir, en libertad.

Si tenemos el impulso de salir, aun sabiendo que seremos detenidos, no es por soberbia o impulsividad, ni es por orgullo o representatividad, simplemente es por creernos libres y estar capacitados para sentirnos así.

Y esto, cuando menos, debe ser respetado, pero sobre todo debe ser entendido. Porque cada cual tiene el derecho a la libertad plena y a la dignidad plena. Porque cada cual hace lo que siente. Porque cada cual cree en uno mismo. Si no, ¿qué nos queda?



Recomendado para ti

CubitaNOW

Es un espacio dedicado a todos los cubanos con el fin de la unión a través del debate con respeto, el entretenimiento y la nostalgia en momentos difíciles para el pueblo de Cuba. Nuestra misión es informar y entretener a cada cubano alrededor del mundo.

Contáctanos
support@cubitanow.com