Entierran a Óscar y a la niña Valeria, los salvadoreños que perdieron la vida cruzando el río Bravo

Óscar Martínez, y su hija Valeria, quienes murieron intentando cruzar el río Bravo cuando se dirigían a la frontera sur de Estados Unidos, fueron enterrados hoy en El Salvador. Al sepelio asistió Mario Durán, ministro del Interior.

La imagen de los cadáveres en la orilla del río, en la que se aprecia cómo la niña abraza a su padre por debajo de la camiseta, ha sido vista por millones de personas en todo el mundo desde hace una semana y muestra la cruda realidad de la migración.

Óscar y la pequeña fueron sepultados en el cementerio la Bermeja, ubicado en el sur de la capital San Salvador. El cortejo fúnebre estaba conformado por unas 200 personas vestidas de negro, con flores y carteles que tenían dibujado el logotipo del equipo de fútbol Alianza, el preferido de Óscar.

El presidente Nayib Bukele expresó el domingo que El Salvador tenía la culpa por la tragedia ocurrida en el río Bravo: “¿de qué país escaparon? ¿(Escaparon) de Estados Unidos? Escaparon de El Salvador. Escaparon de nuestro país. Es nuestra culpa”.