‘El negro que no me atienda’, cubano sufrió discriminación en España

El negro que no me atienda cubano sufrio discriminacion en Espana

El farmacéutico cubano afincado en Roquetas, Rychard Z. Ayarick, vivió tristes episodios de discriminación, que ahora recuerda y relata a la prensa local.

“No querían un negro, me decían: ‘búscate la vida porque no creo que aquí puedas ser farmacéutico’, eran las palabras que escuchaba con frecuencia, dice, en tanto asegura que estuvo años deambulando por ahí ‘con mi título homologado’.

“Cuando llegué a España en el año 2001 ya era máster en farmacia clínica por la Universidad de Camagüey“, señala. “Trabajé en la construcción hasta que vino la crisis y me puse en marcha, batí todas las farmacias desde Almería hasta el Ejido, cada mes currículo, me daba igual que lo tirasen. Finalmente me llamó una farmacia de Vícar sobre el año 2005/2006, a partir de entonces me di a conocer y ya todo el mundo me quería”, añade.

“Cuando uno está montado en el dólar no recuerda su pasado. Estaba a gusto donde estaba, la gente pensaba que la farmacia de la Avenida Juan Carlos I era mía porque yo hacía y deshacía, pero me vine para acá a empezar de cero”, dice Ayarick a Columna Cero.

“La gente me dice que me ha tocado la lotería y no me ha tocado ninguna lotería. Lo único que tengo es haber planeado poner un negocio aquí durante 8 años, cuando nadie apostaba ni un duro por mí, salvo mi hija. Yo venía y paraba en esta zona con mi coche, miraba la calidad, el ambiente, pensaba: esto aquí o aquí”, cuenta.

Sin embargo, después de todo lo difícil que vivió, hoy tiene una exitosa consulta de nutrición y dietética que se llena de clientes que llegan de cualquier parte de la provincia, como resultado de su buen hacer.