El gigante de viajes Thomas Cook ha quebrado

El gigante de viajes Thomas Cook ha quebrado
Foto referencial tomada de DW

El turoperador británico Thomas Cook, el segundo mayor del mundo y el más antiguo, se declaró este lunes en quiebra después de fracasar las negociaciones de emergencia que durante el fin de semana realizaron con su principal accionista, el grupo inversor chino Fosun, y sus acreedores para una inyección de capital que le permitiese seguir operando.

Una nota de El País refiere que este acuerdo no finalizó, con lo que el turoperador, que emplea a 22.000 personas —9.000 en el Reino Unido—, tuvo que pedir la “liquidación obligatoria” y la Autoridad británica de Aviación Civil (CAA) informaba de que Thomas Cook “ha cesado todas sus operaciones con efecto inmediato”, dejando a 600.000 clientes en distintos destinos de todo el mundo.

“De ellos, 150.000 son británicos —cerca de 70.000 en España—, por lo que el Gobierno británico puso en marcha una gran operación de repatriación —la mayor desde la segunda Guerra Mundial— para traer de vuelta a los clientes con vuelos hacia Reino Unido”, añadió el citado medio.

“La empresa, con 178 años de historia, quiebra tras un año y medio de deterioro en las cuentas que la dejaron en situación límite. La gota que colmó el vaso fue el fracaso a la hora de asegurar los 200 millones de libras (227 millones de euros) que necesitaba para completar un plan de rescate de unos 1.200 millones diseñado por la empresa y su máximo accionista junto con los acreedores. Tras una jornada completa de reuniones cruciales mantenidas en Londres, los bancos acreedores se negaron a poner esos 200 millones extras, necesarios para asegurar el funcionamiento en los próximos meses, que se añadían a los cerca de 1.000 que Fosun se comprometió a aportar en agosto para salvar la empresa”, argumentó.