Aparece otra víctima del misterioso síndrome de La Habana

La misteriosa enfermedad que afectó a diplomáticos canadienses y estadounidenses en La Habana fue padecida también por un empresario de Ontario que viajó a Cuba en el año 2017. La noticia se ha dado a conocer por el diario Ottawa Citizen, justo cuando hace unos días se publicó un informe científico que responsabilizaba a las fumigaciones contra mosquitos como la posible causa de los daños cerebrales reportados hasta el momento.

El empresario no ha dado a conocer su identidad porque supuestamente está preocupado por su seguridad, pero aclaró que los hechos ocurrieron en su habitación de hotel en el centro de La Habana.

Dice que sintió una sensación dentro de su cabeza que no había experimentado antes. “Sentí presión. Fue como un arresto apasionante de tu conciencia, algo que me empujaron, pero no pude escapar de eso”, declaró al diario canadiense.

Después del incidente, comenzó a padecer lo que él describe como una “niebla cerebral”. “Se sintió aliviado cuando se despertó y todavía estaba vivo (…) También comenzó a sufrir mareos y tinnitus, entre muchos otros síntomas”, agrega la publicación.

En los meses posteriores a su visita a La Habana, padeció de constantes mareos.

Y al leer reportes de prensa sobre lo que había sucedido a los diplomáticos, decidió hacerse exámenes en la Universidad de Miami, donde le confirmaron que sus “resultados eran consistentes con muchas otras personas que se quejaron de ataques similares mientras estaba en Cuba”.