CubitaNOW
x

Cubita NOW

“Es necesario eliminar el monopolio estatal” sobre el comercio en Cuba, afirman economistas

Redacción de CubitaNOW

Sociedad, Cuba

El régimen de La Habana anunció este lunes que abrirán "de cierta manera" el comercio mayorista y minorista a la inversión extranjera. Sin embargo, varios economistas coinciden en que las medidas no serán suficiente para acabar con la escasez de productos en la Isla.

El economista Mauricio de Miranda Parrondo dijo que "es necesario eliminar el monopolio estatal sobre estas actividades (comercio exterior e interior), lo cual significa que tanto empresas privadas como cooperativas nacionales o extranjeras, puedan dedicarse a ellas y contribuyan al presupuesto de la nación a través del sistema tributario".

"No existen razones que sustenten que las empresas estatales estén en mejores condiciones para desarrollar las actividades comerciales externas, que en la inmensa mayoría de los países son atendidas por empresas privadas, y en algunos casos también por cooperativas", señaló en el medio La Joven Cuba.

"Los decisores en Cuba se mantienen apegados a la falacia de considerar socialistas a las empresas estatales, cuando en realidad no lo son porque la sociedad, que en teoría es su propietaria, carece de las posibilidades de hacer valer su propiedad con el control de su gestión. Pretender que se mantenga el modelo de economía centralmente administrada, cuando existen evidencias de que en lugar de promover el desarrollo lo frena, es asegurar la persistencia del subdesarrollo, el deterioro del nivel de vida de la población y el aumento de la sangría migratoria", agregó.

El economista Elías Amor afirmó en su página Cubaeconomía que "el comercio cubano, moderno, competitivo y eficiente antes de 1959, se ha convertido en un desecho inútil tras 63 años de dominación comunista. Probablemente sea uno de los sistemas comerciales más inoperantes e injustos del mundo, con una infraestructura envejecida, subutilizada y deteriorada sin estímulos para mejorar los abastecimientos. Hay mucho de pérdida de intermediarios y agentes comerciales que el comunismo eliminó desde el primer momento. Recuperar el comercio va más allá de parches en la inversión extranjera".

"La obsesión del régimen con primar el mercado estatal y de interferir en los negocios que puedan surgir para potenciar la producción nacional, lograr los encadenamientos productivos y que ello termine en una oferta de bienes y servicios a la población, conduce al desastre mismo de las medidas que carecen de experiencia en otros países del mundo, y que lejos de despejar las condiciones operativas, las van a hacer más confusas, autorizando a determinadas inversiones extranjeras y a otras no, y priorizando lo que se tiene que hacer en base a decisiones políticas y discrecionales, lo peor que le puede ocurrir a una economía".

"A nivel teórico, la ministra cree que las ventas en MLC, incrementarán las ofertas en CUP y, con ello se podrá contrarrestar el aumento de la inflación y estabilizar la oferta. El problema es que este ciclo lleva más de un año funcionando, y no ha dado resultado alguno. Por tanto, ¿Qué motivos hay para esperar que ahora pueda ser diferente? Ninguno. Las cifras del sector son las mismas. Nada ha cambiado ni cambiará, por lo que cualquier transformación resulta imposible", agregó Elías Amor.

"El principal 'nudo' del comercio interior de Cuba es la creciente incapacidad del sector estatal para asegurar la contrapartida material (circulación minorista) necesaria para poder tener crecimiento no inflacionario y para evitar la disminución del nivel de vida promedio", opinó el economista Pedro Monreal este lunes antes de la Mesa Redonda.

Monreal dijo este martes en Twitter que "el nuevo esquema de inversión extranjera en comercio interior se anuncia como parte de un programa mayor, pero no se explica de qué manera pudiera evitarse que refuerce institucionalmente la 'mentalidad importadora', debido a la incapacidad de respuesta de la oferta nacional".

"El problema de la industria nacional no se limita a la penuria de insumos por carencia circunstancial de divisas. Es esencialmente un problema crónico de desindustrialización, descapitalización y desconexión. Incluye la 'evaporación' casi completa de actividades. El sector agropecuario es crucial para la oferta, pero la crisis del sector y la inefectividad demostrada hasta el momento por la lista de 'medidas' que se le ha 'planificado', aumenta la presión para importaciones millonarias de alimentos en medio de escasez de divisas".

"La devaluación de 2300% del peso cubano en 2021 se suponía que aumentaría la competitividad de la producción nacional, pero los supuestos irreales, la incorrecta secuencia y la falta de coherencia del 'ordenamiento' no permitieron materializar un plan que se fue a la deriva", apuntó sobre la llamada Tarea Ordenamiento.

"No es novedoso que las importaciones tengan un alto peso en la oferta total en Cuba y no debería sorprender que abrirles mayor espacio a las importaciones se presente ahora como 'solución' debido a la incapacidad de la política económica para aumentar la producción nacional. Desde hace tiempo se hacen 'negocios' estatales, mixtos y privados –de suministro mayorista y minorista– aprovechando las 'oportunidades' comerciales que ofrece el descalabro de la industria y de la actividad agropecuaria del país, con anterioridad a la pandemia".

"No es novedoso que la carencia de 'liquidez' estatal en divisas favorezca esquemas para atraer nuevos suministradores y para mantener los existentes. La severidad de la crisis ha conducido ahora a la 'novedad' de 'negocios' con tratamiento oficial de inversión extranjera. El 'plan' de inversión extranjera para el comercio interior se apoya en 4 pilares: monopolio estatal del comercio exterior, obligatoriedad de asociación con empresas estatales, entrega de parte del segmento dolarizado del mercado nacional y 'tratamiento financiero particular'", agregó Pedro Monreal.