CubitaNOW
x

Cubita NOW

Distribución de íntimas solo ha llegado una vez a Villa Clara, en mayo

Redacción de CubitaNOW

Sociedad, America Latina, Cuba

La distribución de almohadillas sanitarias o íntimas, ha llegado solo una vez a la provincia de Villa Clara en lo que va de año, y fue hace más de dos meses, en mayo.

En declaraciones a la prensa oficialista local, la directora técnica comercial de la Empresa de Ópticas y Farmacias en Villa Clara, Aidily Suárez Montero, explica que la Empresa Comercializadora y Distribuidora de Medicamentos (Emcomed) “nos abastece y, a la vez, a Emcomed la abastece Mathisa, lo mismo la fábrica de La Habana que la de Sancti Spíritus, son las dos industrias que producen almohadillas”.

“En 2021 se distribuyeron ocho paquetes de los 12 correspondientes, uno por cada mes. El año anterior también fue muy parecido”, agregó. Sobre este año, la situación parece todavía más compleja, pues la directiva afirmó que “han distribuido a la provincia una sola vez, en mayo”.

“Hay municipios que han recibido dos vueltas, o sea, dos paquetes (Santa Clara, Santo Domingo, Quemado y Encrucijada), otros tres (Sagua, Cifuentes, Camajuaní, Remedios, Caibarién) y el resto solamente uno (Ranchuelo, Manicaragua, Corralillo y Placetas). Emcomed tiene planificado continuar con la distribución de las almohadillas hasta emparejar a toda la provincia con los tres paquetes”, dijo.

El reporte señala que, en el mercado estatal cubano, el único producto de gestión menstrual existente es, justamente, las almohadillas sanitarias, tanto en la red de farmacias como en las tiendas en moneda libremente convertible (MLC).

“Los tampones y las copas son traídos del exterior y comercializados por particulares en el país. Actualmente, el precio de una copa menstrual en el mercado informal varía entre 500 y 600 pesos”, apunta.

Recientemente, el gobierno cubano culpó al embargo de EEUU de la escasa producción de almohadillas sanitarias en la isla. El periódico oficialista Escambray publicó un texto indicando que “el bloqueo impuesto por los Estados Unidos a la isla limita la obtención de materiales para garantizar la producción” de la fábrica de almohadillas sanitarias de Sancti Spíritus.

Según argumenta, la fábrica “depende de la llegada de cintas, superabsorbentes y otros insumos contratados con diferentes proveedores y desde naciones muy distantes como son: España, Finlandia, China y México, lo cual encarece el costo de los mismos”.

La fábrica espirituana actualmente labora solo por períodos de entre 10 y 15 días cada mes para tratar de abastecer al menos una parte del producto. Es la única de su tipo en el centro del país y la responsable de la entrega del producto a seis provincias cubanas, desde Matanzas hasta Camagüey.

“A pesar de las dificultades con la materia prima, el colectivo de trabajadores ha logrado producir y entregar casi dos millones de paquetes de almohadillas para cubrir al menos dos vueltas en las provincias antes mencionadas, incluida Sancti Spíritus, principalmente en el municipio cabecera”, explicó Ángel Pozo González, director de la Unidad Empresarial de Base Mathisa Sancti Spíritus.

El directivo declaró entonces que la fábrica contaba “con materia prima para unos 10 días de cobertura y siguen a la espera del arribo de nuevos envíos”. “Desde el punto de vista tecnológico la industria mantiene cierta estabilidad, pues los problemas que se puedan presentar se solucionan allí por parte del personal técnico que está muy bien capacitado y conoce cada detalle de las tres máquinas instaladas”, agregó el rotativo.