CubitaNOW
x

Cubita NOW

Cubanos critican estatua de Nicolás Guillén en Camagüey: 'parece un dirigente barrigón'

Redacción de CubitaNOW

Cuba

Los cubanos están criticando la recién desvelada estatua del poeta Nicolás Guillén en su natal provincia Camagüey. Algunos coinciden en que perdió la esencia del escritor y parece más "un dirigente barrigón".

"Enguayaberado y barrigón, serio a más no poder, así es el Nicolás Guillén convertido en estatua en Camagüey, en ocasión de su cumpleaños 120", dijo el periodista Luis Enrique Perdomo en Facebook.

"Se parece más a mis dirigentes que a Nicolás Guillén, con todo el respeto que se merece", señaló Yeimi Estrada.

"Parece muy molesto. Será por el lugar que nunca fue su preferido en la ciudad, será por las fotos, será por la cara de negro cimarrón que le pusieron a quien siempre se sintió Feliz de su mulatez, será por el estilo de dirigente a quien siempre se supo poeta... Dios sabe lo que estará pensando el pobre", opinó Ramiro Fuentes Álamo.

La figura en bronce de Nicolás Guillén Batista fue inaugurada el pasado 10 de julio en las inmediaciones de la céntrica plaza de los Trabajadores. La estatua de 1,87 metros de altura y serena expresión, materializa la imagen del Guillén peregrino y eterno caminante, dijo su autora, la artista Martha Jiménez, a la estatal Agencia Cubana de Noticias (ACN).

"Aunque no se considera una representación exacta o hiperrealista del escritor, sí posee sus símbolos y características principales: la mirada profunda, la pluma y el papel en mano, y la infaltable guayabera, elementos indisolubles de su impronta universal", agregó Jiménez.

El escritor Pedro Armando Junco criticó este lunes en el medio independiente La Hora de Cuba la estatua de Nicolás Guillén en Camagüey.

"Martha es mi vecina y amiga. Nos conocemos desde antes de que rompiera el nudo de ama de casa. Porque el talento es así. Solo hay que proporcionarle alas. Hoy Martha es una dama independiente y soberana y goza de muchos atributos más que no hay por qué mencionar en estas líneas. Quizás por eso le pidieron diseñara la estatua de Nicolás Guillén, en la esquina exterior de la Iglesia de La Merced. No obstante, en esta ocasión Martha quedó por debajo de mis expectativas. No solo porque para mí Nicolás Guillén no es el poeta nacional de Cuba, sino por la ausencia de belleza en la obra", dijo Pedro Armando Junco.

La Hora de Cuba reseñó que en la estatua "hubo mucha exageración formal. Cierto es que Guillén era mofletudo y tenía la cabeza grande…, pero no había por qué exagerar, mi amiga. Era un mulato gordo, pero no obeso, como en la estatua, en la que parece miembro del Comité Central. Y en su mirada lastimosa y la posición del cuaderno que sostiene en la mano, al que no sepa de quién se trata, le puede parecer que pide limosnas".

Norely Alvarez comentó lo que le resultó más llamativo de la estatua de Guillén en Camagüey. "Pensé que pedía limosnas... no sé si intencionalmente o no, porque realmente somos un país improductivo que vive de limosnas".

"Un retirado con su jubilación en la mano, digno homenaje a los que han dejado su sudor para nada", dijo Fernando Abascal.

"Intencionalmente o no, es una interpretación genial de la esencia del personaje y de la herencia que nos deja la 'obra' que él tanto admiró en vida. Aquel que dijo que tenía todo lo que tenía que tener, luce ahora como un limosnero desamparado, a pesar de su obesidad, así que este Guillén de Marta Jiménez (una artista camagüeyana de las grandes, no hay dudas de ello) rayano en la aberración, no pudo quedar mejor logrado", opinó Ionel Muñoz.