CubitaNOW
x

Cubita NOW

Cubana que denunció a directivos corruptos vive un infierno para poder trabajar en una granja

Redacción de CubitaNOW

Sociedad, Cuba

Yanet Martínez Látamblet trabajadora de la Empresa Avícola de Guantánamo está siendo acosada en su centro laboral por los directivos de dicha entidad, denunció a CubaNet.

En una extensa exposición a ese medio la joven relató que el acoso laboral es debido a que la cubana se ha mantenido firme en denuncias de corrupción contra directivos de la empresa.

“Si ellos hicieran bien con su trabajo, no desviaran tantos recursos y no fueran tan corruptos no tendrían que preocuparse porque ningún otro trabajador los denunciara”, contó Yanet Martínez a CubaNet.

Ella afirma que recurrió a la prensa independiente como vía para realizar su denuncia “por toda la ilegalidad y los hechos de corrupción que se cometen en esa empresa. Ninguna institución de Guantánamo le pone freno a esta situación”.

La situación laboral de Yanet comenzó a complicarse cuando en 2019 interpuso “una denuncia contra de los directivos de la granja avícola “Lajita 1” ante la policía económica por desvío de recursos, falsificación de documentos y malos manejos y faltantes”.

En la empresa se detectó un faltante de pienso y de más de 5 mil aves en tal caso “los directivos decidieron que los trabajadores debían asumir la responsabilidad material y pagar de su sueldo una cifra de poco más de 2 000 pesos para asumir lo de las aves y dar parte del pienso de sus naves, que estaba destino a la alimentación de estas, para restaurar el faltante del almacén y, de esa forma, resolver el problema en el interior de la granja”, a pesar de que un antiguo director de la entidad fue encontrado sacando al menos 14 sacos de alimento animal de la empresa.

Según explicó la joven a CubaNet, estos dirigentes refirieron que “el trabajador que no ayudara a la empresa no merecía trabajar en ella, algo con lo que Yanet no estuvo de acuerdo, por lo que decidió interponer la denuncia en la policía financiera, porque, como ella no había desfalcado, no tenía que pagar por ello”.

Desde ese momento, “los nuevos dirigentes de la Unidad Empresarial Básica (UEB) —Yaimé Montero, su directora, y Walvis Martínez, el económico, único que quedó del consejo de dirección anterior, aunque fue sancionado—amenazaban a Yanet con que debía cambiar o retirar la acusación que ella había realizado en contra de la jefatura de la granja y la empresa, o, de lo contrario, la sacarían de su puesto laboral”.

Luego de una estratagema que incluyó cambiar a la joven para un trabajo cortando pasto al sol, y negarle atención en la directiva de la entidad, la joven fue despedida por supuestamente faltar a su empleo.

Allí comenzaron la batalla legal “el 22 de diciembre de 2020, el órgano laboral de la empresa avícola realizo el juicio en contra de Yanet. El fallo fue a favor de la empresa. En enero de 2021, la empleada puso una demanda en la Sesión Laboral del Tribunal Municipal Popular”, en esta ocasión “el tribunal falló a favor de Yanet y ordenó a la empresa avícola que tenía que reincorporar inmediatamente a la trabajadora en su puesto laboral e indemnizarla con la totalidad de su salario en un plazo de treinta días hábiles”.

Yanet se reincorporó entonces en su puesto laboral en la granja “Lajita 1”, pero esta presentaba poca disponibilidad de aves, por lo que la terminaron enviando a la UEB “Río Frío 2”.

A pocos días de estar allí, llegaron a esa UEB dos especialistas del GECAN para investigar la denuncia de la joven.  Según revela CubaNet “ningún trabajador quiso declarar en contra de los directivos de la empresa. Yanet fue la única que sí dijo todas las violaciones, los malos procedimientos, desfalcos y faltantes de los dirigentes. También ofreció detalle sobre su despido ilegal”.

Otra vez, mantenerse honesta le costó caro a la cubana pues como denuncia “pasados los tres días la visita de los especialistas del GEGAN comenzó el acoso laboral en contra de Yanet en esa empresa”.

Ella explica que “Yosvany González, director de la UEB “Río Frío 2”, comenzó una campaña de descrédito basada en mentiras en contra de Yanet con el objetivo de despedirla”.

En esa nueva ocasión los atentados contra su desempeño laboral la han puesto nuevamente en peligro de quedar sin empleo pese a ser una de las trabajadoras de mejores rendimientos.