CubitaNOW
x

Cubita NOW

Arzobispo de Santiago de Cuba pide libertad para manifestantes del 11J

Redacción de CubitaNOW

Sociedad, Arte y Cultura, Cuba

El monseñor Dionisio García Ibáñez, arzobispo de Santiago de Cuba, pidió este domingo a la Virgen de la Caridad del Cobre que mueva el corazón del régimen para que libere a los manifestantes del 11 de julio aún encarcelados a un año de las protestas antigubernamentales.

“Hace un año más o menos en estas fechas, elevamos nuestra oración de manera especial por los acontecimientos que habían pasado el domingo anterior, el 11 de julio, en el que, en muchas ciudades de nuestra Patria, hubo manifestaciones, personas que querían expresar sus criterios”, dijo la víspera.

De igual modo, refirió que “como todas las cosas humanas, muy pacíficas la mayoría y algunas desgraciadamente con violencia. Con cierta violencia, violencia en la cual muchas familias sufrieron y en la que hubo un fallecido”.

García Ibáñez reiteró su pedido por nuestra Patria “para que seamos hermanos”.

“Lo dicho en aquel momento te lo vuelvo a presentar Madre”, dijo, alegando que en la iglesia “está el corazón de los cubanos, y aquí las personas vienen a pedir que nosotros podamos vivir en paz como hermanos, respetándonos unos a otros, considerándonos todos como iguales ante Dios y ante los hombres; que queremos vivir en nuestra Patria, donde encontremos las posibilidades para desarrollarnos plenamente, respetándonos unos a otros”.

Según refiere, “ese es el anhelo de nuestro pueblo, el que viene aquí y el que no viene aquí, el que se lo pide a la Virgen en su casa, en la capilla de su pueblo, lo que anhela y desea. O se lo pide a Dios de otra manera. Eso es lo que deseamos”.

El arzobispo recuerda que las detenciones por las protestas han dejado secuelas en muchas familias cubanas.

“Por eso Madre te suplicamos, que muevas los corazones de todos los cubanos y de todos los que tienen en sus manos modificar las situaciones, dar un paso adelante, para que se revisen de nuevo todas las penas, y para que puedan salir en libertad todos aquellos que quisieron expresar su opinión sobre la situación”, sentenció.

García Ibáñez recordó que “hay muchas familias sufriendo, hay muchas madres sufriendo, muchas” y que la liberación de los presos políticos “sería un paso de fraternidad, de entendimiento social, el que estas personas estén en sus hogares, y que nadie, también los que no fueron presos, pague ninguna consecuencia posterior”.

“Que no queden marcados por lo que hicieron. Sí, que no queden marcados, que puedan vivir en sus trabajos, en sus estudios, y puedan seguir opinando porque todo hombre tiene derecho a dar su visión de las cosas en paz, sosiego, como ciudadanos que somos”, reclamó.

El cubano también hizo alusión a la estampida masiva de personas que han abandonado Cuba en los últimos meses, tratando de escapar de la aguda crisis económica, política y social que sufren.

“También a esto se agrega el éxodo. ¿Se podría llamar así? Bueno, cada uno de nosotros vive esa situación de una manera diferente, pero muchos miles de cubanos han decidido marcharse de su país, de su Patria. Sienten que no encuentran las condiciones para poder desarrollarse plenamente, sienten eso y son muchos miles. Y son muchos miles de familias divididas, y son muchos miles de ancianos que se quedan solos. Muchas familias que sufren porque algunos han muerto en la travesía, ya sea en el mar o por tierra”, enfatizó.

García Ibáñez refirió que “esta es la Patria de todos y para el bien de todos. Aunque haya muchos cubanos, como de tantos otros países, que se han marchado, las personas quieren vivir en su tierra, la que los vio nacer; pongamos todas nuestras intenciones, posibilidades, disposiciones, para que todos podamos vivir como hermanos, aunque pensemos diferente, porque nunca se podrá lograr que todo el mundo piense igual, pero sí podemos pensar diferente y respetarnos unos a otros. No imponiéndose nadie”.

Asimismo, defendió el derecho de los cubanos a manifestarse pacíficamente. “Toda persona es libre, con derechos y deberes, porque es criatura de Dios, hecha a imagen y semejanza de Dios, y que toda persona tiene derecho a expresarse y dar opinión sobre las situaciones que nos conciernen a todos, a todos. Lo que hay que, civilizadamente, poder entendernos, buscar soluciones”.

De modo que pidió un país del que no tengamos que escapar más. “Te pedimos, para que se den los cambios necesarios para que nos podamos sentir contentos, y seguros aquí. El cubano se siente que está en su tierra, se siente dueño de ella; pero los cubanos necesitamos que se den las condiciones, como dije antes. Que se hagan los cambios necesarios para que todo ese nivel intelectual, técnico, social que hemos adquirido como pueblo, nosotros podamos desarrollarlo en esta tierra, y nos sintamos entonces contentos. Tenemos que hacer producir ese talento que tenemos los cubanos aquí, aquí”, exigió.