Yudieel Grillo, un cubano en Ecuador que necesita ayuda

Yudieel Grillo, un cubano en Ecuador que necesita ayuda

Yudieel Grillo es un cubano que llegó hace nueve años a Ecuador en busca de mejores oportunidades para él y su familia, sin saber que viviría muchos momentos difíciles, sin embargo, jamás ha perdido la fe en que llegarán días mejores.

Su historia ha sido recogida por el Diario El Norte, portal que asegura que este antillano “tenía un trabajo” así que “las cosas no siempre estuvieron mal”.

Según relata, pese a que “fue difícil al inicio, finalmente logró conseguir un trabajo en Ibarra en el que estuvo durante cinco años y cuatro meses como parte del grupo de colaboradores de un preuniversitario”.

“Pero lastimosamente, por una mala administración de la propietaria, el negocio quebró y 16 personas quedamos desempleadas”, comentó, en tanto recordó que uno de los casos más penosos fue el de una persona de más de 60 años que perdió su retiro.

Ya han transcurrido “más de seis meses y desde entonces no ha logrado conseguir un empleo estable por lo que tuvo que buscar alternativas”.

“He tratado de conseguir empleo. Entrego siempre carpetas en varios lugares, pero nunca me han llamado y entonces me ha costado mantener a mi familia”, asegura.

Todo fue más difícil porque, “casi al mismo tiempo que perdía su trabajo también llegaba al mundo su pequeña hija” … “No podía quedarme con los brazos cruzados entonces decidimos con mi esposa que podíamos salir a vender dulces en el centro de la ciudad”.

“Y así es como pasan sus días. Yudieel con su pequeña hija de siete meses se ubican, de lunes a viernes, en la calle Pedro Moncayo, exactamente frente a la unidad educativa Inmaculada Concepción”, refiere el portal local.

“Da ganas de comprarle para continuar dándole motivos para sonreír, para pensar que pronto las cosas van a cambiar”, dice Carmen López, al tiempo que señala que este isleño “es una persona muy alegre y que a pesar de la situación nunca está mal”.

“Tiene una niña muy bonita y nosotras siempre le compramos porque sabemos que con ese dinero se ayuda para darle lo que necesita a su hija”, dijo Angie Sarauz, una alumna que destacó que es un buen padre pues se esfuerza por su hija.

Unos 10 dólares diarios es lo que gana junto a su esposa colombiana que lo ayuda. “Eso es lo que tenemos gracias a la gente que nos colabora y nos alcanza con las justas para pagar el arriendo y algo de comida”.

Grillo, asegura el sitio mencionado, “apela a la solidaridad de las personas que quieran ayudarle en este momento difícil. Las personas que quieran solidarizarse pueden donar víveres, ropa, dinero y pide encarecidamente que alguien le brinde un trabajo para salir adelante. Su número de contacto es 0983097376”.

Su historia es similar a la de cientos de migrantes que salen de la isla buscando mejor futuro. Algunos lo encuentran, a otros se les hace más difícil.

Foto: El Diario del Norte