Trump enfrenta demanda de CNN tras incidentes con el periodista Jim Acosta

Trump enfrenta demanda de CNN tras incidentes con el periodista Jim Acosta

Muchos titulares informativos aseguran, este martes, que la cadena CNN presentó una demanda contra el mandatario estadounidense, Donald Trump, y cinco miembros de la Casa Blanca, tras incidentes con el periodista Jim Acosta.

Según El País, CNN “alega que la “injusta” retirada el pasado miércoles del pase de prensa permanente a Acosta viola la Constitución. Además, exige el restablecimiento inmediato de la credencial y que la Casa Blanca se comprometa a no volver a revocársela. La Administración defendió su decisión argumentando que el periodista “puso sus manos” sobre una becaria que trató de retirarle el micrófono después de que Trump le quitara el turno de palabra durante una tensa rueda de prensa. El periodista, apoyado por varios compañeros, alegó que esa acusación era falsa”.

Asimismo, destaca que “además de Trump, hay otros cinco acusados: el jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, la portavoz, Sarah Sanders, el director de comunicación, Bill Shine, el director del Servicio Secreto, Joseph Clancy, y el agente que le impidió el ingreso a Acosta el pasado miércoles por la noche porque su pase había caducado. “Si bien la demanda es específica de CNN y Acosta, esto podría haberle ocurrido a cualquiera”, rezaba el comunicado de prensa de la cadena: “Si no los desafiamos, las acciones de la Casa Blanca podrían crear un efecto peligroso para cualquier periodista que cubra a las autoridades electas”.

“La cadena de televisión acusa que la suspensión viola los derechos de la Primera Enmienda a la libertad de prensa y de la Quinta, al debido proceso. También ha explicado que su objetivo es llegar a un acuerdo con la Casa Blanca para que Acosta pueda regresar a su trabajo como corresponsal y que figure por escrito que no se le retirará su credencial en el futuro. Entre los argumentos legales a favor de CNN está que el Servicio Secreto -responsable de la concesión de acreditaciones-  solo puede expulsar a una periodista de la Casa Blanca en el caso de que exista una amenaza física para el presidente o su familia. La jurisprudencia también especifica que, antes de retirar un pase de prensa, “el periodista tiene que recibir un aviso, debe tener la oportunidad de responder y debe recibir por escrito los argumentos de Casa Blanca sobre lo que está haciendo y por qué”, algo que no ha ocurrido en esta ocasión”, aseguró.

Por otro lado, recordó que “durante la campaña presidencial, el entonces candidato Trump afirmó irónicamente en una entrevista con CNN que, de ser electo, no expulsaría a los reporteros de la Casa Blanca. Sin embargo, desde que asumió el cargo, la relación con la prensa ha sido cada vez más tensa, especialmente con CNN, “el portavoz de las noticias falsas” para el presidente. En mayo de este año Trump tuiteó: “¿quitar credenciales?”, una amenaza pasiva agresiva que la semana pasada se volvió realidad. El pasado viernes el mandatario volvió a insistir en su cuenta de Twitter sobre el tema y agregó una advertencia: “También podrían ser otros”. Ese mismo día CNN envió una carta a la Casa Blanca solicitando formalmente el restablecimiento inmediato del pase de Acosta y la advertencia de una posible demanda, pero no hubo respuesta”.