Revelan nuevo estudio de los ‘ supuestos ataques sónicos’ en La Habana

Revelan nuevo estudio de los ' supuestos ataques sónicos' en La Habana

El periódico The New York Times se hace eco de la investigación publicada recientemente por dos científicos acerca del análisis de una grabación publicada por la agencia de prensa The Associated Press, de los supuestos ataques sónicos de La Habana.

“En noviembre de 2016, los diplomáticos estadounidenses en Cuba se quejaron de sonidos persistentes y agudos seguidos de una serie de síntomas, que incluyen dolores de cabeza, náuseas y pérdida de audición”, publica The New York Times.

“Los exámenes de casi dos docenas de ellos finalmente revelaron signos de conmoción cerebral u otras lesiones cerebrales, y las especulaciones sobre la causa se convirtieron en armas que emiten un sonido explosivo o microondas . En medio de un alboroto internacional, una grabación del siniestro circuló ampliamente en los medios de comunicación”, continúa el rotativo.

Ahora dos científicos han descifrado la misteriosa narración y al parecer no era algo tan raro, los estudiosos concluyeron que los sonidos eran hechos por “grillos”.

Alexander Stubbs de la Universidad de California en Berkeley y Fernando Montealegre-Z de la Universidad de Lincoln en Inglaterra estudiaron una grabación de los sonidos hechos por diplomáticos y publicados por The Associated Press.

“Hay mucho debate en la comunidad médica sobre qué daño físico hay, si es que hay alguno, para estas personas”, comenta Stubbs en una entrevista. “Todo lo que puedo decir de manera bastante definitiva es que la grabación lanzada por AP es de un grillo, y creemos que sabemos de qué especie es”.

Stubbs presentó los resultados del análisis en la reunión anual de la Sociedad de Biología Integrativa y Comparativa. Él y el Dr. Montealegre-Z también publicaron una primera versión de su estudio en línea. Planean enviar el artículo a una revista científica en los próximos días.

El científico dijo que su conclusión no descarta un ataque a los diplomáticos estadounidenses. Pero los sonidos vinculados a las quejas iniciales pueden haber sido una pista falsa.

“Es completamente posible que se enfermaran con alguna otra cosa que no fuera un ataque sónico, o que fueron atacados de alguna otra manera”, dijo.

En este link puede verse el artículo científico:

https://www.biorxiv.org/content/early/2019/01/04/510834

*Información de The New York Times.