Regulaciones urbanísticas intentan frenar daños por inundaciones en La Habana

Regulaciones urbanísticas intentan frenar daños por inundaciones en La Habana

Ante la llegada de la temporada ciclónica los cubanos vuelven a persignarse, porque la escasez actual puede empeorar con la ocurrencia de un fenómeno meteorológico.

En artículo sobre las incidencia del cambio climático en La Habana se refrescan a la población las regulaciones urbanísticas que rigen en la Isla para las zonas cercanas al malecón habanero pues según los expertos “el agua va a regresar”.

Según reporta la prensa estatalen las edificaciones que se erigen en dicho reconocido sitio “se establece el uso de materiales resistentes al intemperismo”.

En tanto “se prohíbe el uso habitacional en las plantas bajas, las que deberán reservarse para actividades comerciales y de servicios, mientras los sótanos solo podrán utilizarse como estacionamientos”.

Por otro lado, se aclara que “será obligatorio elevar el nivel del piso respecto al nivel de la acera entre 15 y 45 centímetros en los portales y 1,20 metros en el interior de las edificaciones”.

Estas medidas que rigen la construcción en las inmediaciones del malecón habanero ofrecen soluciones a medias pues ya son miles de personas que viven en la zona en casas que no cumplen con dichas regulaciones.

La anterior situación provocó severos daños a la economía familiar de cientos de habaneros cuando en 2017, el huracán Irma ocasionó graves penetraciones del mar en esa zona, para esos hogares no hay soluciones aparentes, solo rezar para que las olas no regresen.