‘Nos secuestró el estado cubano’, denuncian artistas mexicanos deportados por Cuba

‘Nos secuestró el estado cubano’, aseguran artistas mexicanos deportados por Cuba

Cuando se acerca el fin de la XIII Bienal de La Habana, los artistas mexicanos Ximena Luna Gaona y Jesús Benítez hacen en redes una importante denuncia contra el gobierno de la isla, la cual trasciende esta mañana de sábado a los medios de comunicación no oficiales.

“El día de hoy, a pocas horas de nuestra exposición en La Habana Vieja, NOS SECUESTRÓ EL ESTADO CUBANO, sin un argumento tangible, ni explicación alguna, violentado en todo momento nuestros derechos, y sembrando un terror psicológico brutal, FUIMOS TRATADOS COMO LOS PEORES DELINCUENTES”, dijo Benítez en su muro de Facebook.

“Desde las 10:30 am y por aproximadamente 6 horas nos privaron de comunicarnos con nuestro Cónsul, algún familiar o un amigo. Nos dijeron: “no van a exponer y no se los estoy pidiendo de favor”, señaló.

“Conforme pasaba el tiempo el trato era más indigno e irrespetuoso, aunque siempre nos mostramos accesibles y nos dirigíamos con respeto. No pudimos comer en todo ese tiempo y estábamos encerrados en un cuartito poco ventilado, nos dejaron solos ahí durante mucho rato, estábamos cansados y sin saber que iba a pasar, aunque pedíamos mayor información solo nos ignoraban o postergaban la razón por la cual nos habían citado o retenían en ese lugar”, denunció.

“Era muy estresante, nos plantaron terror psicológico, nos trataban cómo delincuentes, de pronto entró un oficial y nos dijo sin más que nos iban a deportar, que la muchacha (Ximena Luna) iría por el equipaje en la patrulla y el hombre (Jesús Benítez) se quedaba ahí con ellos a esperar sin siquiera poder ir al baño”, narró.

“Sentimos enojo, tristeza e impotencia. Ya juntos de nuevo con el equipaje, nos prohibieron siquiera mirar el celular, cuando Jesús lo hizo recibió un regaño potente de varios militares que estaban ahí”, comentó.

“Parecía que todos nuestros derechos se habían suprimido. De ahí nos llevaron en la patrulla al aeropuerto, fue desesperante, subieron la música a todo volumen, iban bromeando y cantando, nos les importaba para nada incomodarnos, molestarnos con sus burlas, todo aquello parecía que les causaba gracia”, refirió.

“Al llegar al aeropuerto nos custodiaron hasta el acceso para revisión de maletas, dieron indicación a otros guardias y se iban pasando nuestros documentos, nunca nos dejaron hacer nada por nuestra cuenta, ni comprar una tarjeta para internet ni comprar algún alimento, solo nos decían, primero vamos acá, pero nunca pudimos hacer nada, todos eran groseros, luego nos llevaron con otros guardias, nadie nos decía nada, nos dejaron de nuevo sentados solos, a esperar y esperar…”, agregó.

“Si pedíamos información nos decían, “cuando llegue el guardia”, después de mucho rato llegó un nuevo guardia que nos llevó hasta la puerta del avión llevando en mano nuestros documentos, solo ahí nos dejaron solos, ya no había oportunidad de comunicarnos ni de comer, solo nos quedó esperar a llegar a nuestro país, sin ganas de volver a Cuba por el mal trato ejercido por la dictadura cubana”, concluyó.