‘Jamás dejaré de ser tu hija por ser gusana’, la emotiva carta de una cubana a la que impiden regresar a la isla

‘Jamás dejaré de ser tu hija por ser gusana’, la emotiva carta de una cubana a la que impiden regresar a la isla

La internauta cubana que se identifica en las redes sociales con el nombre de María del Carmen Pino Martínez, compartió, en el grupo de Facebook ‘‎cubanos los de aquí y los de allá’, una reflexión dedicada al ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla.

A continuación, Cubita Now reproduce de manera íntegra el emotivo texto de esta usuaria antillana:

Tristezas compartidas.

Desde mis emociones

PADRE.

Estarás ahí aún después del último suspiro 😔, aún después de último sol y las aguas de mayo, estás ahí aún después de las dictaduras, las ideologías y los odios viscerales, estarás ahí aún después que a ninguno de nosotros nos sirva de nada 😇.

Un día tú te irás muy triste 😭, y yo me quedaré muy triste 😭. No fue mi intención crear distancias, vivir nostalgias, quitar presencias, un día todo cambiará, aunque sea tarde para nosotros. No sé si valió la pena, pero estoy feliz de ser esta que soy, no nací para ser otra soy simplemente la que Dios quiso.

Perdona el sobresalto que añadí a tu vida, yo no sé ser silencio 🙊, ni página en blanco 😐.

Viejo nada es peor que mezclar la añoranza, la nostalgia, la tristeza 😢 y el rencor. Y créeme que muchas veces lo he sentido y duele, y frustra sobre todo en esos días que quiero abrazarte.

Pero maduré viejo cada cosa que viví me ayudó a ser la mujer hermética y fuerte que soy hoy, aprendí a domar mis emociones, a controlar mi dolor 😭, tal vez no es bueno padre, pero en mi situación no puedo darme el lujo de ser débil, todas las veces que me caí sin querer estar en el piso y todas las veces que me levanté sin tener fuerzas no pedí la mano a nadie para levantarme, lo hice solo para probarme a mí misma que yo podía ser fuerte y superarlo.

Padre, nada cambia más mis perspectivas que escuchar tu voz  y la coherencia de tus palabras a tus casi 98 años me hacen creer que estás bien aunque dentro de mi todo se sigue derrumbando, la palabra medicina es lo que más escucho a través del teléfono, y mi corazón intenta asimilar cada sílaba que cada vez suena más dolorosa y vacía.

Padre ya sé que tu cura no está en mi abrazo, pero tú alegría y mi paz sí.

Viejo a veces mi conciencia regresa a La Niña feliz 😀 que jugaba en el portal todo azul de aquella pequeña casa al sur de Pinar del Río, a aquella que casaba cocuyos con mis hermanos mayores y se divertía sin otras preocupaciones que ser feliz, que lejos aquel tiempo y que obstinada la mente, necesito a mis hermanos a los 21 sin exención, sin importar alguna diferencia impuesta o decidida.

Padre, la especie evoluciona según sus necesidades y yo me ajusto, pero no me adapto, extrañar es un sentimiento descontrolado que lastima, nadie sabe si vivo resignada 😑, si guardo la esperanza de poder regresar un día a esa cuba 🇨🇺 que me está negada, pero que no deja de ser mía.

En todo lo que existe en este mundo 🌎 siempre habrá una fuerza que sostenga a la virtud y otra que la anteponga, pero el tiempo cual frío verdugo actúa y juzga, sólo nos queda esperar un mejor tiempo, un mejor lugar, una poderosa razón, dejémosle a Dios hacer lo que nosotros no hemos podido, siempre hay un tiempo, porque lo único permanente e inminente es el cambio viejo 👴, jamás dejaré de ser tu hija por ser gusana, escoria, renegada y contrarrevolucionaria, nada puede cambiar esto, lo demás es cuestión de tiempo. Mi corazón vive contigo.

Tristezas compartidas . Desde mis emocionesPADRE .Estarás ahí aún después del último suspiro 😔, aún después de último…

Posted by Carmen Pino on Monday, July 22, 2019