‘Hoy la víctima es mi hija, mañana puede ser la de ustedes’, denuncia cubana

Hoy la victima es mi hija manana puede ser la de ustedes denuncia cubana

Las relaciones tóxicas están en todos lados y Cuba no está exenta de ellas, se esconden tras convencionalismos o secretos a voces a los que la sociedad no quiere darles la cara.

 Pero hay que denunciar, hay que decir, hay que actuar, aunque como mujer a veces no vean la salida, ¡hay que decirlo!

Por años en la Isla se han omitido o, mejor dicho, escondido, los datos que se refieren al índice de feminicidios.

Pero el cubano sabe que existen que se propagan por la sociedad y a veces la mano débil de la ley no ha sancionado a tiempo un hecho que sería luego la antesala de una desgracia mayor.

Ahora mismo, una madre denuncia lo que ocurrió a su hija, “UN LOBO CON PIEL DE OVEJA”, la lastimó.

“En la noche de ayer aproximadamente a las 11:30 pm se apareció a su casa con un machete y le cayó a machetazos en la cama provocándole varias lesiones que aunque no ponen en peligro su vida la marcarán para siempre…”.

“Se dio la fuga y en estos momentos está circulado en y buscado por la Policía, este hombre vivió con mi hija varios meses, la tenía prisionera sin dejarla salir ni al patio…”

“El que lo reconozca en la calle lo denuncie, hoy la víctima es mi hija mañana puede ser la de cualquiera de ustedes”.

Hechos como este dejan claro que el Código Penal Cubano debería reajustarse para tipificar delitos contra la mujer.

Para tener una idea, si se fuera a juzgar a este señor, en el Capítulo 7 art. 272. 1. De dicho documento se establece “el que cause lesiones corporales graves o dañe gravemente la salud a otro, incurre en sanción de privación de libertad de dos a cinco años”.  

Si se le tuviera en cuenta la vulneración de domicilio, en el Capítulo 2 art. 287. 2. Si el delito se ejecuta de noche, o en despoblado, o empleando violencia o intimidación en las personas, o fuerza en las cosas, o usando armas o con el concurso de dos o más personas, la sanción es de privación de libertad de dos a cinco años.

No obstante desde la posición de ciudadanos, a los cubanos nos queda denunciar, denunciar, denunciar…. es la única forma de evitar que lobos con piel de oveja, causen daños mayores.