Fallece embarazada en hospital de Sancti Spíritus y su madre culpa a los médicos por negligencia

Fallece embarazada en hospital de Santi Espíritus y su madre culpa a los médicos por negligencia

Carmen Elena Sánchez Medilla, enfermera de cuidados intensivos, ha denunciado en su cuente de Facebook que su hija de 24 años, embarazada, falleció por negligencia de los médicos en el hospital de Sancti Espíritus.

Explica la madre que la joven Marien Rodríguez Sánchez padecía una cardiopatía y el pasado domingo 29 de julio, con 12 semanas de embarazo, comenzó a sentir falta de aire y que la llevó de inmediato al hospital de Trinidad y allí le recetaron una infusión de tilo porque “solo estaba nerviosa”.

Transcurridos tres días Marien continuaba sintiéndose mal y cuando fue nuevamente al hospital la remitieron para Santi Spíritus para que la atendieran en Cardiología y Obstetricia y le realizaran un Eco-cardiograma (ECO) para descartar cualquier problema.

Sin embargo, según la madre, el trato dispensado fue peor en ese hospital, la doctora de guardia ni siquiera la quiso atender y le dijo que la llevara para cardiología, sin examinarla, a pesar de tratarse de una embarazada que debe tener prioridad.

Luego de llevarse a la Unidad de Cuidados Intensivos y Emergencias, el médico la vio cinco horas después porque el especialista en cardiología se encontraba en el salón. En ese tiempo, según el testimonio de la madre, su hija se quería ir porque no soportaba más los maltratos.

“Mami quiero irme de este hospital que es un gran desastre, vámonos mami de aquí, llévame para mi hospital de Santa Clara donde siempre me atienden y nunca me han tratado tan mal, allí si me atienden bien esto mami es un desastre”, le dijo a la madre.

El especialista solo le indicó un electrocardiograma y dijo que estaba bien, pero a insistencia del intensivista de guardia le realizaron un ECO, cuyo resultado arrojó que la joven tenía un coágulo en el corazón.

Entonces comenzó “el corre-corre y la trasladan para la sala de Terapia Intensiva y empiezan el tratamiento después de 7 horas en el hospital provincial sin haberlo hecho nada”.

A los dos de la madrugada su hija empeoró y el médico dijo que “no podía verla porque estaba en un caso grave y que la vería en la mañana”. A las 11:50 am. del viernes Marien falleció.

“Mi gran dolor, insiste la madre, es que mi hija murió repudiando el trato que recibió en el hospital provincial de Santi Spiritus por parte de la obstetra y los cardiólogos, y ella queriéndose ir para su hospital de Santa Clara donde siempre la atendieron muy bien”.

“Del director del hospital Materno de Santi Spiritus tengo la peor de las opiniones, a ese hombre lo considero inhumano, mi hija casi muriendo y él fue capaz en momentos como esos de justificar el mal trabajo de su obstetra”.

Carmen asegura que llevará su denuncia a todos los niveles “porque no quiero que otras madres sufran lo que yo estoy sufriendo ahora, ni más jóvenes de 24 años mueran por falta de oportunidad en la atención médica”.

Marien era su única hija. “Mi dolor es eterno como eterno es mi desprecio por todos la que la maltrataron”, concluyó.