Enfermero condenado a cadena perpetua por matar al menos a 85 pacientes

La justicia alemana condenó este jueves a cadena perpetua a un enfermero de 42 años por el asesinato de 85 pacientes en dos hospitales en Alemania.

Niels Hoegel podría ser el mayor asesino en serie de la historia reciente de ese país. Según confesó el propio asesino, su método consistía en provocar crisis cardíacas o colapsos circulatorios a sus pacientes solo por el placer que le provocaba reanimarlos.

El enfermero Niels Hoegel confesó culpabilidad y reconoció 43 de las muertes que se le imputaban en el proceso judicial , pero también confesó que hacía mucho tiempo que había perdido la cuenta de sus víctimas y reconocido que la cifra sería aun mayor.

El hecho es que como muchos cuerpos han sido cremados, esto impide saber el verdadero número de víctimas del enfermero, lo que se sospecha que podría llegar a 200 el numero de victimas.

Para la investigación se revisaron cientos de historiales médicos y se exhumaron más de 100 cadáveres de 67 cementerios diferentes, uno de ellos incluso en Turquía, y las pruebas obtenidas sustentaron la condena de este jueves.

Ante los familiares de las víctimas que participaron en el juicio, Hoegel dijo estar arrepentido y avergonzado y que durante el proceso fue consciente del dolor que ha ocasionado al jugar así con la vida de decenas de personas, que tenían entre 34 y 96 años de edad.

En el primer juicio, el confeso asesino en serie contó la tensión que experimentaba al inyectar la sobredosis de droga a los pacientes, en espera de poder reanimarlos, lo que le proporcionaba euforia. En cambio, si morían, se quedaba deprimido y se prometía a sí mismo no provocar más muertes, hasta que esa sensación “se desvanecía con el tiempo”, explicó.

Además de la cadena perpetua por 85 asesinatos, la justicia le ha prohibido ejercer su profesión para siempre, además de resaltar la gravedad de los hechos, lo cual dificulta que pueda salir por buen comportamiento después de 15 años.