Decenas de migrantes cubanos llegan a Matamoros, otro punto fronterizo en México

Decenas de migrantes cubanos llegan a Matamoros, otro punto fronterizo en México

Por estos días, decenas de migrantes cubanos llegan a Matamoros, Tamaulipas, pese a las advertencias que emanan de la casa presidencial en Washington sobre un cierre total de la frontera con México.

Tal y como explicó Martí Noticias, “Frank Silveira es uno de los poco más de 200 cubanos, entre los que hay adultos y niños, que permanecen en los límites de México y Estados Unidos en esta localidad del estado de Tamaulipas”.

“Viven en carpas frente al puente internacional, una de las tres vías que conducen a Brownsville, la ciudad más meridional del estado de Texas, a la espera de su turno en una lista para pedir asilo político a las autoridades de EE. UU”, argumentó el portal.

“La situación es tétrica, mujeres, niños, embarazadas. Gracias a la iglesia sobrevivimos,” dijo Silveira que salió de Cuba a Guyana el 15 de septiembre de 2018 y recorrió 8 países antes de llegar a su destino.

Allí hay también migrantes centroamericanos, ya en la zona se acumulan unos 600 extranjeros. “A esto se suman decenas que también se han concentrado en los otros dos conectores de Matamoros, el llamado Puente Viejo y el Puente de los Tomates”.

“Para el aseo vamos a un río cercano (Río Grande) y para las necesidades, a los matorrales circundantes”, agregó el antillano. “Son condiciones infrahumanas”.

“La iglesia y otras instituciones independientes proveen desayuno, almuerzo y comida. A veces traen golosinas y juguetes para los niños y algo de ropa”, comentó.

“Milité en la Coalición Central Opositora y luego en la Unión Patriótica de Cuba, en la región central de Cuba”, dice asegurando tener antecedentes como opositor en la isla.

“Pero los días pasan y el llamado de avance hacia el punto de inspección migratoria estadounidense, el umbral del potencial ingreso a territorio estadounidense, no llega. “Hay días que no llaman a nadie. No dan información”, agregó el portal.

Y estos son los “sin dinero”, pues “hay más cubanos en los hoteles, la mayoría recibe dinero de sus familiares en EE.UU.”.