Cuba apuesta por exportar derivados del coco pero no tiene materia prima

Cuba apuesta por exportar derivados del coco pero no tiene materia prima

La recién estrenada planta desfibradora de coco de Baracoa en Guantánamo intenta insertarse en el mercado de exportaciones de derivados de coco, que incluyen serrín para la elaboración de abono, fibras cortas y largas para la fabricación de colchones y alfombras y otros.

“Este municipio del oriente cubano, ya logró la exportación de las primeras 20 toneladas de un polvo extraído del carapacho de ese fruto, demandado internacionalmente en la elaboración de un sustrato que se emplea como abono para cualquier cultivo”, advierten medios cubanos oficiales.

Celia Creagh Hernández, directora técnica, productiva y comercial de la empresa provincial Industrias Locales Varias Guantánamo, expresó que actualmente “no cuentan con la materia prima que le permita poner a plena capacidad la planta, puede procesar hasta dos toneladas de caparazones por hora”.

En tanto, “en los próximos días exportarán el primer lote de fibras cortas y largas, para la que han encontrado clientes en Centroamérica y Europa que emplean esa materia prima en la fabricación de colchones y alfombras, fundamentalmente”.

Las posibilidades actuales de la desfibradora baracoense, “se limitan al procesamiento de un volumen restringido de fruto seco, aportado por la Agricultura del municipio, y una más exigua aun entrega de coco verde, pues el grueso de las plantaciones de cocotero se encuentran en desarrollo y será paulatina la recuperación de los estragos causados por el huracán Mathew en 2016 en ese cultivo”, advierten.

El paso del huracán Mattew en octubre de 2016 echó al suelo 99 mil cocoteros, el 97 por ciento de las 6 mil 400 hectáreas de plantaciones de coco en Baracoa.

Los precios de las fibras cortas, obtenidas con el carapacho seco, oscilan entre 1 000 y 1 200 dólares la tonelada en el mercado foráneo, en tanto el de las largas, extraídas del coco verde, se cotizan a más de 2 000 dólares, mientras la tonelada de serrín se exporta por unos 400 dólares.

0