Central nuclear de Juraguá: más de 1000 millones de dólares que no sirvieron para nada

En 1992, cuando Fidel Castro anunció que se suspendía la contrucción de la central nuclear de Juraguá, en Cienfuegos, ya Cuba había gastado más de 1000 millones de dólares en ese proyecto, que imitaba la central nuclear de Chernóbil. Sus cimientos comenzaron a levantarse en 1982, pero dos grandes sucesos paralizaron la edificación de este proyecto, que supuestamente ofrecería electricidad al 15 % de la Isla: primero, el desastre en la planta nuclear de Chernóbil, y en segundo lugar, la caída del Campo Socialista.

En un reportaje publicado este miércoles por la BBC, se ofrecen detalles de cómo una idea que generaría miles de empleos, terminó en la ruina y la pobreza. Quizás la causa más obvia de este descalabro se encuentra en el hecho de que Cuba no contaba con recursos para continuar con las obras constructivas, y menos en el llamado Período Especial, cuando el país registró una gran constricción de su Producto Interno Bruto y no había comida para llevar a los hogares.

Además, al gobierno estadounidense le preocupaba que se estuviera instalando una planta de ese tipo en Cuba, sobre todo cuando la amarga experiencia de Chernóbil acaparó titulares en todo el mundo.

Por último, a Fidel Castro Díaz-Balart, el hijo de Fidel Castro, le tocó pagar los platos rotos cuando según los medios de prensa de la época, fue acusado por su propio padre de “incompetente”. Había estudiado física en el Instituto de Energía Atómica I. V. Kurchatov de Moscú y al regresar a Cuba fue designado como secretario ejecutivo de la Comisión de Energía Atómica. Sin embargo, nada pudo hacer.

En una nota publicada por EFE en diciembre del año 2015, se informó que el gobierno cubano estaba remodelando las instalaciones para convertirlas en un centro nacional para guardar desechos peligrosos.

De cualquier manera, desde 1982 más de 4000 personas se asentaron en los predios de la fallida central nuclear, rodeados actualmente de un funesto paisaje de hierros oxidados y lomas de concreto, que costaron más de 1000 millones de dólares y hoy no sirven para nada.

Xiluet Plastic Surgery