CubitaNOW
x

Cubita NOW

Lo que enfrenta Roberto Báez, un migrante cubano en Tapachula, para obtener sus medicamentos contra el VIH

Redacción de CubitaNOW

Estados Unidos, America Latina, Cuba

Roberto Báez Castillo, un migrante cubano que lleva meses en Tapachula, México, padece VIH desde hace más de doce años y se enfrenta a una compleja situación para obtener los medicamentos retrovirales que lo ayudan a combatir su enfermedad.

Un reportaje publicado en el sitio Cronkite News que expone el drama de los migrantes para acceder a los servicios sanitarios de salud, cuenta la historia de este cubano.

Báez Castillo "fue detenido por las autoridades migratorias apenas un día después de llegar a Tapachula a finales de febrero. Fue llevado a Siglo XXI, el centro de detención migratoria de la ciudad, donde permaneció 11 días", refiere el texto.

Al llegar el cubano mostró a los funcionarios las recetas para su suministro de medicamentos antirretrovirales para tres meses, que había recibido gratis en Panamá para tratar el VIH.

“Estos son todos los documentos que les di para que supieran que tengo mi condición. Y sin embargo mis medicamentos fueron tirados a la basura en Siglo XXI”, aseguró.

El hombre contó al citado medio su larga lucha para obtener los medicamentos que necesita para controlar su padecimiento.

Báez es gay y aseguró a la periodista Laura Bargfeld que "huyó de Cuba para escapar de la continua y violenta discriminación de las autoridades. Pasó un año en Perú sin medicación. Eventualmente, se dirigió hacia el norte hasta la ciudad de Panamá, donde finalmente comenzó a recibir atención médica a mediados de 2019".

Un funcionario en la oficina de ACNUR en Tapachula le dijo a Báez que la agencia lo conectaría con una organización local sin fines de lucro que atiende a pacientes con VIH. "Es un progreso, pero seguía angustiado porque podría pasar otra semana antes de recibir antirretrovirales, lo que lo ponía en mayor riesgo de sufrir complicaciones por el virus", explica el reporte.

De acuerdo a la investigación los servicios de salud en Tapachula no están preparados para la avalancha de migrantes que llega cada día. "Es una ciudad de 350 000 habitantes en uno de los estados más pobres y con menos recursos de México. Decenas de miles de migrantes que se dirigen al norte están atrapados aquí mientras esperan reuniones de asilo, visas humanitarias y otros documentos que les permitan obtener la residencia o continuar legalmente sus viajes a la frontera de México con Estados Unidos".

"La ley garantiza que todas las personas, ciudadanos o no, tengan acceso a la atención básica. Esa atención es proporcionada por una compleja red de cobertura que incluye aseguradoras privadas (para aquellos que pueden pagarla), cobertura proporcionada por los empleados y varios programas de cobertura pública. Pero los migrantes no siempre pueden acceder a la atención, dicen expertos y defensores. La comunicación entre los formuladores de políticas y los proveedores sobre cómo cubrir a los migrantes y bajo qué programas ha sido lenta y poco clara", agrega.

No obstante, aclaran que los proveedores médicos enfrentan escasez de recursos y desafíos estructurales provocados por la financiación gubernamental limitada para este grupo de personas.