CubitaNOW
x

Cubita NOW

Embajada de Alemania en Cuba colabora para que niños afectados por explosión del Saratoga tengan espejuelos

Redacción de CubitaNOW

Sociedad, Ciencia y Salud, Cuba

La Embajada de Alemania en Cuba colaboró para que dos niños cubanos afectados por la explosión del Hotel Saratoga tuvieran nuevamente espejuelos.

Los niños habían perdido sus lentes cuando el terrible hecho afectó a una de las edificaciones más conocidas de La Habana, dejando decenas de muertos y casi 100 heridos, además de cuantiosos daños materiales.

Los menores beneficiados con la ayuda de la Embajada fueron dos hermanos con dificultades visuales.

“Pablo y Adaina saben mejor que casi cualquier otro niño lo importante que es nuestra vista. El 6 de mayo, los hermanos perdieron en la explosión del hotel Saratoga de La Habana Vieja su mayor tesoro: los espejuelos”, explicaron en una publicación de la embajada alemana en Facebook.

Allí relataron que los niños pasaron semanas sin poder ver bien.

“Desde entonces, sus mundos estuvieron opacos durante 69 largos días. Pablo -normalmente el remolino de su clase- no podía ver casi nada sin sus lentes. Su hermana Adaina tiene 11 años y está camino a convertirse en una verdadera adolescente”, dijeron.

El miércoles pasado y por mediación de la mencionada sede diplomática los niños tuvieron lentes nuevos “por fin pudieron volver a mirarse al espejo. ¡Fue un momento que tocó profundamente el corazón!”, señalaron.



“Agradecemos a todos los que han participado. Y sobre todo, damos las gracias a Adaina y Pablo, quienes a partir de ahora retarán nuevamente a sus profesores, por su valentía y resistencia, por su calidez y por este emotivo momento”, agregaron.

Cualquier alegría para estos pequeños es un paso a su recuperación tras el trauma vivido.

 Los niños de la escuela primaria “Concepción Arenal”, se vieron afectados por la devastadora explosión del Hotel Saratoga en La Habana.

Tras el incidente maestros del centro educacional indicaron que algunos sufren las secuelas psicológicas del traumático hecho.

Luego del hecho, los alumnos del centro fueron reinsertados en la escuela “Rafael María de Mendive”, en Prado 89, para continuar con su aprendizaje. Los estudiantes de tercer y cuarto grados fueron llevados a recibir clases en la secundaria “Jorge Vilaboy”, y los de los dos últimos años de primaria fueron colocados en el politécnico “Carlos Rafael Rodríguez.

“Los niños que tienen secuelas, se asustan cuando oyen ruidos o creen que ocurrirá una explosión” dijo la maestra Rosa Calaf en declaraciones a la prensa oficialista y en las escuelas adonde fueron trasladados, se les pusieron psicólogos para brindarles asistencia.

Loli Barceló, otra profesora declaró que su hijo es alumno de la primaria frente al hotel. Ella cree que lo mejor para los niños, cuando estén de vuelta en ese centro de estudios “sería cubrir la imagen del Saratoga”.

“Creo que lo ideal sería una clausura de puertas en nuestro centro para que ellos no visualicen el hotel desde el aula”, sugirió. 

“Tengo también una niña en secundaria que recibió un golpe en la cabeza, ella ese día se puso el refuerzo de la vacuna y estaba conmigo en la escuela. Hacía cinco minutos que estaba ahí, fue al aula de la colega mía, Arianna, y cuando ocurrió la explosión le cayó la puerta en la cabeza y se desmayó en el piso, me la sacaron bañada en sangre de ahí. Estuvo tres días en el pediátrico Juan Manuel Márquez”, recordó.

Tras la explosión por escape de gas en el hotel boutique, los cubanos lloraron 47 muertos a causa del incidente y 99 heridos fueron recuperándose paulatinamente; además de cuantiosos daños materiales entre ellos en los hogares de decenas de familias.