Ahogada en llanto, cubana exige justicia: ‘Ya no sabemos qué hacer’

Ahogada en llanto, cubana exige justicia ‘Ya no sabemos qué hacer’

Una madre y esposa cubana siente que ha perdido todas las opciones. ‘Estamos desesperadas, llevamos siete meses esperando que se haga justicia con mi esposo, pero está claro que aquí en este país eso no existe’, dijo a la prensa independiente.

Se trata de Yainelis García Dorta, una antillana que, según Cubanet, considera que “el proceso judicial llevado a cabo en contra de su esposo, encerrado en una cárcel cubana desde mayo pasado, es injusto y se encuentra alejado de las leyes de la nación”.

García Dorta comentó al citado medio que su marido, Omar Alonso Leal, entró a prisión el 13 de mayo de 2019, “día en que fue citado a la Unidad Territorial de Investigaciones de 100 y Aldabó, acusado por el supuesto delito de malversación”.

“Ese día lo arrestaron y luego lo mandaron para la prisión de Valle Grande, y hasta la fecha no lo han soltado. Lo involucran en un delito de malversación, algo que es mentira porque todos sus papeles están en regla y así lo certifica su centro laboral, por tanto, ni su mamá ni yo entendemos por qué mi esposo sigue injustamente detenido, porque el que verdaderamente malversó está en libertad”, señaló García Dorta.

Omar Alonso Leal se desempeñaba como chofer transportador distribuidor de un camión de la Empresa del Complejo Lácteo de La Habana, y fue acusado por las autoridades de un supuesto delito de malversación producto de una carga de queso que debió haber sido entregada a otra empresa, pero que supuestamente nunca llegó a su destino.

Por su parte, el Complejo Lácteo dice que todos los papeles “están en regla y que en la factura de entrega consta que el producto fue entregado y recibido por el almacén número 19, que sería el destino final de la mercancía”.

“El complejo lácteo tiene todas las facturas firmadas por la persona que recibió la mercancía en ese lugar, y además el GPS indica toda la trayectoria que hizo mi esposo hasta ese almacén, eso consta en todos sus papeles, así que no entiendo por qué es que lo quieren involucrar en este delito”, cuestionó García Dorta.

“A él lo están acusando de un hecho que no existe, porque cuando despacho el expediente veo que no existen pruebas documentales. También se han presentado suficientes documentos de la industria señalando que la factura que él sacó fue entregada”, indicó el abogado encargado del caso.

“Además, se han presentado cambios de medidas, se han presentado recursos de quejas bien argumentadas en varias ocasiones, pero la fiscalía sigue diciendo que existen elementos que no han cambiado, por eso lo mantienen en prisión. En estos momentos el expediente está en la Fiscalía General de la República de Cuba, elevado, precisamente, por la situación que tiene”, añadió.

“Todos los trámites que como abogado puedo realizar están hechos. También dicen que hay un primo que sí tiene que ver con el proceso, que ellos dos tenían un acuerdo económico, que Omar recibía algo, pero eso no está reflejado en el proceso”, refirió.

“Lo que sí es real es que cuando yo despacho el expediente todas las facturas aparecen como entregadas y recibidas por otra persona, que según me dicen está fuera del país, pero Omar no tiene que ver con eso, por tanto, lo que yo opino es que no hay ningún elemento contra él”, finalizó el letrado.