Salen nuevas revelaciones sobre cubano que asesinó a su ex mujer en Madrid

El cubano Noel Blanco de 43 años, que ahorcó a su pareja, Marta Arzamendía, uruguaya de 47, el pasado jueves en Madrid, mantenía una relación incierta y ella quería terminar el matrimonio por las buenas y no denunciarle más por los malos tratos a que era sometida.

Blanco que había sido detenido en dos oportunidades en los dos años  que llevaban juntos, tenía una orden de alejamiento en vigor que ambos incumplían y para verse con la víctima ese día le dijo “quiero verte. No te haré daño, de verdad, te lo juro. Después me marcharé de casa, te lo prometo, aunque yo te amo, pero si es lo que quieres, lo haré”.

Marta aceptó reencontrarse con él y ese error le costó la vida. Ella no le deseaba ningún mal a su pareja. “Solo quería ser feliz y dejar de vivir esa pesadilla”, eso le contó a unas compañeras de trabajo y él siempre le repetía lo mismo: “Solo te pido que no hagas el amor con nadie porque tú eres mía y te quiero”, a lo que ella le respondía también lo de siempre: “No quiero saber nada de ningún hombre, quédate tranquilo”.

Sin embargo el reencuentro no fue nada bueno, la riña comenzó de inmediato, las palabras pasaron a mayores, y Noel, fuera de sí, empezó a golpearla. Marta, que había descolgado el teléfono al recibir una llamada, pensando quizá que eso le apaciguaría, no lo consiguió.

La paliza no cesó. Al otro lado del aparato una amiga suya lo estaba escuchando todo. Los gritos y las carreras de ella, desesperada, los golpes y las voces de él, los portazos, quien avisó a la policía pero cuando se personaron ya era demasiado tarde.

Noel estranguló a Marta con sus propias manos. A continuación, le puso el cable del teléfono en el cuello, dejó una nota autoinculpándose y se dio a la fuga, dejando encerrada a la mujer.