Salen a la luz documentos de negociaciones secretas entre Cuba y Brasil para fundar Más Médicos

Salen a la luz documentos de negociaciones secretas entre Cuba y Brasil para fundar Más Médicos

El portal independiente Diario de Cuba se dio a la tarea de revelar detalles en torno a unos supuestos documentos de negociaciones secretas entre Cuba y Brasil para fundar Más Médicos.

Según refiere DDC, “telegramas de la embajada brasileña en Cuba reconstituyen la negociación con Brasil para la creación del programa Más Médicos. Clasificados como reservados y mantenidos en secreto por cinco años, esos telegramas cambian parte de la historia oficial contada a los brasileños”.

Asimismo, destacó que “los documentos muestran, por ejemplo, que el programa fue ofrecido por Cuba y ya era negociado un año antes de que la entonces presidente de la República, Dilma Rousseff, lo presentara como respuesta a las protestas de junio de 2013. Las negociaciones fueron secretas para evitar reacciones del gremio médico. En estos encuentros, Cuba hizo las exigencias ahora criticadas por el presidente electo Jair Bolsonaro y cuya posibilidad de reversión hizo que Cuba decidiera abandonar el programa en Brasil”.

Por otro lado, este medio explicó que “para que no hiciera falta la aprobación del Congreso Nacional, Brasil decidió triangular el negocio: el Gobierno brasileño pagaría a la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la que efectivamente contrataría al Gobierno cubano, y este a los médicos”.

“De hecho, cuando los médicos cubanos procesan a Brasil en los tribunales, el Gobierno brasileño responde que no tiene relación directa con ellos. En octubre de 2011, Cuba creó sociedades anónimas, empresas privadas ligadas al Gobierno cubano. Una es la Comercializadora de Servicios Médicos Cubanos (CSMC), que exporta trabajadores e insumos médicos. Los servicios médicos son uno de los principales elementos de la agenda de comercio exterior cubana, con acuerdos en más de 60 países”, aseguró.

De acuerdo a la información que nos ofrece este sitio, un poco más tarde, específicamente en “marzo de 2012, una delegación de CSMC prospectó el mercado brasileño. Visitaron los estados de Amapá, Bahía, Paraíba y el Distrito Federal. El 20 de abril, Tomás Reynoso, vicepresidente de CSMC, ofreció a la embajada brasileña “desde el envío de médicos y enfermeras hasta la asesoría para la construcción de hospitales y para la elaboración de sistemas de salud”, con “precios ventajosos”, según destacó Alexandre Ghisleni, en esta época el encargado de Negocios de Brasil en La Habana”.

Asimismo, reveló que “luego la viceministra de Salud cubana, Marcia Cobas, vino a Brasil. En una cita oficial en mayo, en el Ministerio de Desarrollo, ofreció 1.000 médicos en 2012 e hizo sus deberes de casa. Presentó las vacantes para médicos en la Amazonía, “con salario inicial de 14.000 reales”, por falta de interés de los brasileños. Habló de la cooperación firmada durante el gobierno del presidente Fernando Henrique Cardoso y dijo que solo haría una nueva alianza si Brasil impedía que los médicos se quedasen en Brasil al final del programa, como ocurrió con 400 profesionales en los años 90”.

“En junio, el Ministerio de la Salud brasileño preparaba una visita a La Habana para tratar del tema. Para la embajada brasileña en Cuba, el proyecto fue “iniciado de modo reservado, frente a la preocupación por la repercusión de la entrada de los médicos ante la comunidad médica brasileña”, sentenció.

También refiere que esta “delegación fue encabezada por el secretario Mozart Sales, del Ministerio de Salud. También participaba en la comitiva Alberto Kleiman, entonces asesor internacional del Ministerio de Salud. Hoy en día, Kleiman es director de Relaciones Internacionales y Alianzas de la OPS”.

“Los documentos muestran que la delegación brasileña aceptó todas las exigencias de Cuba, pero el mayor problema fue la negociación financiera. Brasil y Cuba solo estaban de acuerdo sobre el valor que cada médico recibiría. “El lado brasileño propuso la cantidad de 4.000 dólares (3.000 dólares para el Gobierno cubano y 1.000 dólares para el médico)”, dice el despacho sobre la reunión. “La parte cubana, a su vez, dijo que esperaba recibir 8.000 dólares por médico y propuso 6.000 dólares (5.000 para el Gobierno cubano y 1.000 para el médico)”, citó.

“Las autoridades cubanas exigieron que toda evaluación de los médicos se hiciera en Cuba y que Brasil se restringiera a “familiarizar a los médicos, especialmente al idioma, a las prácticas procesales y administrativas, y a la legislación”. Un borrador del contrato, que no aparece en los documentos obtenidos pero es comentado en el despacho del embajador José Eduardo Felício, prevé que las divergencias solo podrían ir a juicio en la “Corte Cubana de Arbitraje Comercial Internacional, bajo sus normas procesales, en la Ciudad de La Habana, y en idioma español”, aseguró.