Piloto mexicano ya había denunciado que el avión accidentado estaba en mal estado

“…después de años de denunciarlo, sucedió lo que temía y vaticinaba…”

Un expiloto de la firma mexicana Damojh (Global Air), propietaria del Boeing rentado por Cubana de Aviación que se estrelló en La Habana el pasado viernes, aseguró al diario mexicano Milenio que ya había anunciado sobre las continuas fallas.

Marco Aurelio Hernánde piloteó más de una vez el avión accidentado en Cuba. Su compañero el capitán Jorge Luis Núñez, murió en el accidente del viernes.

Según declara al medio mexicano, en varias ocasiones debió conducir aeronaves con llantas ponchadas, voló por Sudamérica sin radar, los motores fallaron en algunos vuelos y a los mecánicos les faltaban piezas de repuestos para reparar las aeronaves.

El piloto prestó servicios a Global Air entre 2005 y 2013. Durante ese período estuvo denunciando sistemáticamente a la gerencia sobre las irregularides y fallos técnicos en las aeronaves y nunca le prestaron atención.

“Yo tengo aquí, la levanté en octubre de 2013, aquí la tengo a la mano, una demanda por falta de mantenimiento de los aviones; hay personas muy capacitadas como mecánicos, pero les faltan refacciones, les faltan cuidados, que el señor les consiga las partes que son necesarias para que los aviones estén, si no al 100, sí al 80 al 90 por ciento”, dijo Hernández al diario.

Por otra parte, un ex comandante de Cubana de Aviación denunció en Facebook que desde 2010-2011 existía una recomendación de seguridad para no alquilar más aviones a esa firma mexicana (Damojh-Global Air).

Global Air operaba la aeronave a través de un “arrendamiento húmedo” con Cubana de Aviación, un contrato en el que la aeronave es rentada con tripulación.

Los dos pilotos, las tres sobrecargos y el técnico de mantenimiento del avión siniestrado eran mexicanos.