Murió Emmanuel, el niño cubano del tumor facial, pero su alegría no terminará ni en el cielo.

Emanuel Zayas, el niño cubano de 14 años al que le extirparon el pasado 12 de enero un tumor facial, murió este sábado y su familia dio a conocer la lamentable noticia a través de su perfil de facebook.

El pequeño viajó con sus padres a EEUU para la cirugía que le realizaran en el Jackson Memorial Hospital, y que prometía ser bastante exhaustiva pues participarían 4 cirujanos que demorarían en el proceso entre ocho y diez horas.

“La cirugía eliminó con éxito el tumor, pero tuvo otras complicaciones que no pudieron superarse. Sus padres han pedido privacidad y tiempo para llorar y procesar todo lo que sucedió. Este no es el resultado que esperábamos. La oficina del Dr. Marx dará a conocer una declaración oficial que abordará la situación”, señala un breve post en Facebook de Robert e. Marx, dds, Profesor de cirugía y jefe, Escuela de medicina de la universidad de Miami Millar, División de cirugía oral y maxilofacial, quien pidió a los usuarios de la red de redes que continuaran con las oraciones.

Emmanuel padecía displasia fibrosa poliostótica desde que tenía dos años de edad pero, su tumor creció recientemente de una manera increíble, dificultándole respirar y comer, de ahí que su cuerpo estuviera en desnutrición “extrema”.

“Sin tratamiento, el tumor seguramente fracturaría su cuello y lo sofocaría. Es benigno, lo que significa que no es un cáncer. No va a viajar a otras partes de su cuerpo, pero es potencialmente mortal por su propio peso. Su mandíbula inferior es normal. Él consigue comida por la boca lo mejor que puede y la aplasta”, señaló antes de laintervención el cirujano jefe, Robert Marx y quien ya tenía experiencia en este tipo de casos pues, en 2008, operó, con éxito, a la joven haitiana Marlie Casseus y a la vietnamita Lai Thi Dao, ambas con tumores faciales de siete kilogramos.

“En Cuba era muy difícil encontrar un tratamiento. Emanuel ya no podía salir de casa. Ha sido un sueño y un regalo encontrarse con un médico que tiene ayuda y solución para él”, dijo Melvis Vizaino, madre de Emmanuel, en aquel entonces.

Emmanuel estará feliz en el cielo, su cuerpo bailará de alegría y su alma descansará en paz con la seguridad de que sus familiares y los médicos que le asistieron, hicieron todo cuanto pudieron para que su vida fuera mejor.

Este pequeño no dejará de estar en las oraciones de los que han seguido día a día esta historia. Emmanuel, tu lucha no termina, te recordaremos siempre, tu valentía inspirará a miles, ten la certeza.