‘Mal nacidos’ o ‘la generación de los que dicen lo que piensan’

'Mal nacidos' o 'la generación de los que dicen lo que piensan'

En Cuba, una nación producto de la mezcla de colores y razas, no se puede ser diferente, como pollos de granja criados en jaulas cada cubano tiene que parecerse y pensar como su vecino inmediato.

“La libertad es el derecho de cada hombre a ser honesto, a pensar y poder hablar sin hipocresía”, esta quizás es la frase más contradictoria que nos dejara el Apóstol, si se tiene en cuenta que en el archipiélago solo puede haber un pensamiento, y eso es sin dudas la mayor manifestación de cómo ser hipócrita.

Es imposible, que en una nación donde crecen hijos de changó, gnósticos y ateos, todos tengan el mismo modo de pensar, aunque reciban la misma cantidad de arroz per cápita.

Esa confusión cerebral que nos han transmitido por más de medio siglo, es la que hoy respalda el derecho de un grupo para llamar ciberrayadillos a los que sin tomar bandos en ningún tipo de ideología, no promulgan la fe en el nuevo proyecto de Constitución, porque sencillamente no representa a todos los que nacieron en la Isla.

Ahora, son traidores los animalistas que no vieron fructificar su ley de protección animal, son trolls los gays, cuya reforma del matrimonio se encuentra mutilada, y ahora gracias a la colaboración del presidente Díaz-Canel, son “mal nacidos, por error en Cuba”, aquellos que sin vendas en los ojos y sin temor en la lengua se atreven a decir que NO cuando lo piensan, y no se callan para murmurarlo en el marco de las cuatro paredes de sus casas.

Para cerrar el comentario, quizás la mejor respuesta que recibió el mandatario después de su horrenda pifia de hoy:

“Además de incorrecta gramaticalmente, la expresión ‘mal nacidos por error en Cuba’ es indigna de un presidente de la República que, con independencia de cómo y quiénes lo hayan elegido, debe proponerse gobernar para todos los cubanos, vivan donde vivan y piensen como piensen”.