Madre cubana es desalojada tras ocupar local estatal

Madre cubana es desalojada tras ocupar local estatal

Dairene Camejo Contreras, es una madre cubana que se plantó con dos carteles junto a su hijo la pasada semana frente al Estadio Latinoamericano y desde allí denunció sus problemas de vivienda, después de eso, ocupó un local estatal que presuntamente estaba en desuso y fue desalojada este fin de semana.

“Tuve que colarme aquí, porque a raíz de mi protesta, intentaron hasta matarme en el albergue, me tiraron gasolina por la puerta y he recibido varias amenazas. La Seguridad del Estado manipuló a las personas que viven allí y las puso en mi contra utilizando mentiras”, dijo Dairene a CubaNet Noticias.

Según explica, desde el viernes en la noche tuvo que salir de su casa y dormir en la calle con su pequeño hijo por miedo a que les fueran a hacer algún daño. “Con el agua que estaba cayendo tuvimos que dormir en un lugar no muy agradable, hasta que al amanecer del sábado nos colamos en el local, de donde nos sacaron a la fuerza la policía y la gente del gobierno”, precisó al citado medio.

“Siempre que yo pasaba por aquí esto estaba cerrado, por eso decidí romper el candado y colarme”, reveló la mujer sobre el local, ubicado en la calle Omoa, entre San Joaquín y Romay, municipio del Cerro.

Sin embargo, una funcionaria que se identificó como Mirian y dijo ser la encargada del espacio, aseguró que este es utilizado para dar terapias de grupo. “Generalmente, esta terapia es por la tarde noche, por eso es que de día está cerrado, pero no es que esté en desuso porque este local sí se utiliza. Pero, además, hay muchos medios básicos aquí que eran de cuando esto era un Joven Club. Incluso, en la parte de arriba hay hasta computadoras”, especificó la funcionaria.

Sobre el desalojo, Dairene explicó que se negó a abandonar el local, pero la policía la desalojó a la fuerza, provocándole un ataque de epilepsia que obligó a trasladarla de urgencia al hospital.

“En el mismo patrullero me llevaron para el médico, me dejaron allí y se fueron. Pero antes de irse, le dijeron a mi hermana que iban a hablar con la jefa de albergue sobre mi situación”, contó.

“Cuando me recuperé regresé al local y me habían sacado todas mis cosas para afuera, pero allí me quedé hasta que la supuesta jefa del local me llevó para otro lugar cerca de allí donde tienen a otros albergados. Ahora estoy esperando para ver qué pasa, porque yo no vuelvo para el albergue aquel”, agregó Dairene.