La Lotería de Visas para EE.UU. y la realidad del cubano

Con la eliminación de la ley Pies Secos/ Pies Mojados el Programa de Visas de Diversidad (Diversity Visa Program), es la única vía que le queda a los cubanos para emigrar a Estados Unidos.

Ese programa, conocido como “el bombo” es un sorteo de hasta 55 mil tarjetas de residencia que el gobierno norteamericano organiza anualmente hace 28 años.

Un trabajo periodístico del sitio “Tremenda Nota” precisó que: registrarse en esa lotería es gratuito, solo hay dos requisitos: tener al menos un diploma preuniversitario o haber acumulado dos años de experiencia laboral.

Según el reportaje, en el sorteo suelen participar entre doce y quince millones de personas de todo el mundo. En el 2015 la cifra estuvo arriba de los 14 millones, entre ellos unos 113 mil cubanos.

Sin embargo, en Cuba hay quien cobra hasta 5 cuc por registrarse y de ese negocio lucran los profesionales a los que el Estado le pone la conexión en las casas con tarifa diferida.

Entre las reglas del sorteo, el Departamento de Estado aclara que no son tenidos en cuenta aquellos “ciudadanos de los países que han enviado a más de 50.000 inmigrantes a los Estados Unidos en los últimos cinco años”. No hay estadísticas publicadas sobre los cubanos favorecidos o no en los sorteos de 2016 y 2017 pero Cuba suele ser una excepción a la regla: es admitida en el sorteo aunque solo en 2015 emigraron más de 43 mil cubanos y en 2016 más de 56 mil a territorio estadounidense.

La convocatoria para 2019 -abierta entre el 18 de octubre y el 22 de noviembre de 2017- genera expectativas tras la cancelación de la Ley de Ajuste y la paralización del procesamiento de visas en la embajada de Estados Unidos en La Habana en septiembre de 2017.

Según cifras del Departamento de Estado norteamericano, entre 2011 y 2015 casi 300 mil cubanos se anotaron en la lotería internacional de visas. Fueron escogidos menos de 4 mil: uno de cada diez cubanos.

Este 2018, con el terror que ha infundado la administración de Trump, muchos creen que el “bombo” será cancelado para Cuba.

La reforma migratoria del magnate pretende impulsar la eliminación del sorteo.

Si el proyecto de ley S.534 fuera aprobado durante del próximo año, la lotería de visas del año fiscal 2019 (ya expirada) sería la última.

Mientras esa propuesta legal navega en el senado, el Departamento de Estado ya anunció que los candidatos escogidos como parte del Diversity Visa Program 2019 serán dados a conocer entre el 15 de mayo y el 30 de septiembre de 2018. Cada país podrá recibir hasta un siete por ciento de las residencias permanentes sorteadas.

En conclusión, el Diversity Visa Program es para el cubano como ganarse la lotería, en lo positivo es la oportunidad de una nueva vida en Estados Unidos, en lo negativo, la realidad es que ese “sueño” solo lo logran una ínfima parte de los que apuestan.