Gastaron $ 13.000 para vacacionar en Cuba pero no salió como esperaban

Gastaron 13000 para vacacionar en Cuba pero no sali como esperaban

Una familia tenía la ilusión de pasar unos días de ensueño en los fantásticos parajes de Cuba y sus playas, así que no les importó gastar un poco más de lo que generalmente solían por reservar unas instalaciones acordes de lo que esperaban de esos días.

“No imaginaron que llegarían a un lugar muy diferente al que habían visto publicitado en las imágenes”, sin embargo, “lo que les esperaba en su destino, los dejó de piedra…”, asegura el portal Drivepedia.

“Gayle Evans es una madre de familia que decidió festejar su 50 cumpleaños de una manera especial… ¡Y qué más especial que irte de viaje con toda tu familia a un lugar como Cuba! Es uno de los destinos turísticos preferidos en la actualidad, por su cultura única, clima excepcional y paisajes maravillosos”, relata el portal.

Se fueron a Brisas del Caribe, un resort 4 estrellas. Eran, refiere el portal, Gayle, acompañada de su esposo Steve, sus hijos Ayla, Gabby y Jaz, y la novia de este, Laura, quienes, al llegar al resort, por el que pagaron una cifra cercana a los 13 mil dólares, quedaron en shock.

“Al llegar al destino, creyeron que se habían confundido y habían llegado a un hotel abandonado en ruinas. Todo parecía ser un malentendido, pues lo que sus ojos veían distaban enormemente de lo que las fotos habían mostrado. Pero para desgracia de la familia británica, estaban en el sitio indicado”, añadió el sitio.

“Con la esperanza de que estuvieran remodelando la parte exterior, ingresaron en recepción para registrarse. En las fotos habían visto habitaciones modernas y acogedoras, y albergaban la ilusión de que, a diferencia del resto, se vieran de la misma manera en la realidad”, indicó.

“Había cables de electricidad por todas partes y una de las toallas que supuestamente debía de estar limpia, estaba totalmente sucia”, dijo Gayle.

‘Con la piscina no puede haber error’, pensaron probablemente. ¿Qué puede tener de malo? Pues, el agua verde, por ejemplo. Como la que había en su hotel. Un agua turbia que, de ninguna manera, invita al baño…’, siguió contando el portal.

Se quejaron, pero por ser temporada alta, no había nada que pudieran hacer para cambiarlos de hotel. La única ‘solución’ que se les ofreció fue un voucher de $130 para su próximo viaje.

“Ninguno de los bares servía, y otras zonas del complejo hotelero estaban cerrados durante nuestra estadía”, explicó Gayle, quien quedó decepcionada después del viaje.