Expulsan del hospital de Placetas a cubana en huelga de hambre

Arianna López Roque es una activista cubana que inició, el pasado día 9 de enero, una huelga de hambre por estar privada de comunicación con su esposo, el prisionero político Mitzael Díaz Paseiro, sancionado en noviembre de 2017 por un tribunal en Placetas a tres años y medio de cárcel por el delito de “peligrosidad predelictiva”.

A propósito de esta inanición, López fue internada en un hospital de Placetas pues sufrió un desmayo provocado por “oscilación en la presión arterial y sudoración fría”.

Allí recibió atención médica del personal de la salud y, luego, regresó a su casa, según informó a Martí Noticias el opositor Jorge Luis García Pérez Antúnez.

“El disidente, que ha estado al tanto de la protesta, explicó que tras recibir un esmerado trato de los médicos de la sala de terapia intensiva del centro médico, una conocida represora de Placetas “ordenó su expulsión””, señala el medio.

 
García Pérez aseguró que la represora, nombrada Gladys Lourdes Gallardo Almeida, interrumpió diciendo: “Si lo que quiere es ser mártir (…) que se muera en su casa porque aquí en el hospital no se va a morir”.

 
“Pero la salud de la huelguista empeoró en las últimas horas, y su estado podría agravarse, porque a su regreso del hospital decidió dejar de beber agua”, asegura Martí Noticias.

 
“Hacemos un llamado porque verdaderamente la situación de la huelguista está bastante lamentable, y quiero anunciar que ayer (domingo) Arianna López Roque suspendió definitivamente el agua. Estamos a la expectativa de lo que pueda pasar”, afirmó Antúnez.

 
“La mujer está exigiendo al Gobierno que ponga fin a los tratos crueles y degradantes que ha impuesto a su marido desde que fue trasladado en diciembre a la cárcel La Pendiente, en Placetas”, agregó el medio citado.