El avestruz, la carne recomendada para períodos de carencias y un negocio en alza.

La carne del avestruz es de color rojo oscuro, su ternura es solo comparable a los mejores filetes de ternera.

Durante su degustación puede apreciarse un suave sabor dulzón que es debido a su alto contenido en glucógeno. Es muy rica en aminoácidos esenciales: hierro, fósforo y magnesio; y por tanto, especialmente recomendable su consumo durante los llamados períodos carenciales: embarazo, lactancia, adolescencia y convalecencia, para deportistas y también para los que siguen dietas eminentemente vegetarianas, al mismo tiempo, por su bajo contenido en grasa y aporte calórico, es idónea para personas que siguen régimen para el control de la obesidad.

La carne del avestruz se consume debido al temor que surgió hace unos años por la enfermedad de los bovinos denominada vacas locas, por la obsesión que tiene la gente por consumir alimentos bajos en calorías y por la habilidad de algunos chefs de categoría.

Se espera que en unos años el negocio de la crianza de avestruz logre obtener una mayor posición en el mercado y que no se vea como una moda pasajera ya que está comprobado que este animal supera en muchos aspectos a los bovinos debido a su tan preciada carne, su exclusiva piel y su mayor eficiencia y productividad.

Los huevos están entre las 4.000 euros y los 6.000 euros, los huevos no fecundados se utilizan como objeto de decoración.

Sudáfrica se ha mantenido por muchos años como el mayor productor del ave más grande del planeta. El país cuenta con doce especies de avestruz. Del avestruz se puede aprovechar prácticamente todo, aunque los principales productos son la carne, la piel, la pluma y el cascarón del huevo. Además existen otros productos como
son las pestañas, las cuales se usan para fabricar brochas finas y el pico y las uñas que se
usan en joyería.