Cubanos ven a Juárez como posible hogar ante imposibilidad de entrar a Estados Unidos

Cubanos ven a Juárez como posible hogar ante imposibilidad de entrar a Estados Unidos

Las largas listas de espera para recibir una cita en la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP), en el puente internacional Paso del Norte, hacen que varios cubanos comiencen a ver la ciudad de Juárez como un posible hogar a mediano plazo.

“El Centro Histórico de Juárez está convertido en una pequeña colonia cubana”, publica hoy un diario local para referirse a la presencia de “más de 2 mil isleños en sus alrededores, que se hospedan, pasean y trabajan mientras esperan su turno para ingresar a Estados Unidos a solicitar el asilo político”.

“Juárez no es nada de lo que nos habían dicho, dicen que es una ciudad mala, que era violenta, que mataban y esas cosas, pero nosotros nos sentimos más seguros aquí que en Cuba y si Estados Unidos no nos da el asilo nos queremos quedar aquí a trabajar, nosotros salimos de Cuba para trabajar”, aseguró Luis Adel Ysaac, a
El Diario México
.

Luis y su esposa Dalila de la Caridad Busco, quienes salieron de Cuba el 23 de febrero, obtuvieron los números 8 mil 764 y 8 mil 675 en la lista de espera que lleva la Casa del Migrante para su cita en la oficina fronteriza por que al saber que pasar semanas antes de ser llamados, decidieron ponerse a trabajar.

Ya son decenas los cubanos que se desempeñan en funciones básica, como limpieza, cocina o la atención de mesas en locales de comida.

Uno de los sitios que ha contratado a varios cubanos es el restaurante El Mariachi, ubicado en la avenida Juárez.

“Afuera hay tres anuncios en cartulinas verdes donde se lee en letras con marcador negro “Comida criolla cubana”. Adentro, los cocineros y principales clientes son isleños migrantes, por lo que se cocinan frijoles negros y se guisa con sazón cubano”, asegura el citado rotativo.

Los caribeños asumen el trabajo con gusto, pues los arriendos en Juárez dependen de la oferta y demanda, ahora mismo cuestan alrededor de 25 o 30 dólares diarios y al estar saturados los albergues no queda más remedio que pagarlos si deseas pernoctar bajo un techo.

“De los 10 mil migrantes que habían arribado a la ciudad en los últimos cinco meses, entre el 60 y el 70 por ciento son cubanos, y de las más de 3 mil 200 personas que esperan su turno para ingresar a Estados Unidos, unos mil 200 mantienen saturados los albergues e iglesias, mientras que el resto son cubanos que se hospedan en hoteles del centro de la ciudad”, expone El Diario México.