Cuba podría espiar a EEUU con una nueva y potente antena construida en Bejucal

Un equipo de Martí Noticias viajó hasta las proximidades de una base cubana de inteligencia de señales, ubicada en Bejucal actual provincia de Mayabeque, para confirmar la reciente construcción de una potente antena parabólica.

Según el reportaje, la antena tiene como objetivo fortalecer la capacidad de Cuba, para interceptar las comunicaciones satelitales de EE.UU. La tecnología necesaria para esa instalación podría haber sido aportada por China y Rusia.

La pesquisa periodística de Martí Noticias, se produjo durante las últimas dos semanas, luego que imágenes satelitales de la instalación, fueran mostradas en un reciente número de la revista The Diplomat.

El establecimiento de la nueva antena parabólica, protegida por un domo de concreto (radomo, según el lenguaje técnico), está rodeado de unidades militares, puntos de control y altos muros. El sitio exacto del emplazamiento está en lo alto de una loma, lo que impide la visualización desde los edificios de vivienda de la comunidad militar.

Es imposible el acceso a las azoteas de cualquiera de los edificios circundantes, según comprobó Martí Noticias. En la comunidad reside el personal del complejo militar junto a sus familiares.

La publicación se pregunta quién está detrás de la construcción del dispositivo, pues la diferencia en tamaño y arquitectura de la nueva estructura, en comparación con instalaciones de parabólicas en los últimos diez años en Bejucal, indica un nuevo nivel de inversión.

The Diplomat recuerda que los gobiernos de Rusia y China han indicado en años recientes su intención de incrementar las inversiones económicas y militares en Cuba. En 2014, el presidente ruso Vladimir Putin canceló el 90 por ciento de los $32 mil millones que Cuba debía a Moscú, desde la era soviética.

Al respecto el reporte señala las visitas recíprocas de altos jefes militares cubanos y chinos efectuadas entre 2015-2017, apuntando que aunque no hay evidencias concluyentes de que Pekín esté detrás del nuevo radomo en Bejucal, el senador cubanoamericano Marco Rubio, identificó a China en 2016, como activa en Cuba en la vigilancia electrónica a Estados Unidos, al referirse públicamente a “esta estación de escucha china en Bejucal”.