Confiesa el acusado del tiroteo de El Paso que su objetivo era matar mexicanos

El sospechoso de la masacre en Texas que dejó 22 muertos reconoció ser el autor del ataque. Esto es lo que demuestran documentos judiciales citados por diarios nacionales y la agencia AP.

El sospechoso de matar 22 personas el pasado fin de semana en un Walmart en El Paso, Texas, confesó a las autoridades que él era el atacante cuando se entregó a la Policía y dijo que su objetivo eran los “mexicanos”, según documentos judiciales citados por medios nacionales como The Washington Post y la agencia Associated Press.

Según una declaración jurada presentada este viernes, citada por los diarios, minutos después del tiroteo los agentes del Departamento de Seguridad Pública de Texas que respondían a la escena vieron un auto que se detuvo en una intersección no lejos del supermercado y a un hombre que salía del vehículo con las manos en alto.

“Soy el atacante”, les dijo el hombre al salir.

El joven fue detenido y se encuentra en prisión desde entonces sin derecho a fianza, según la declaración del detective Adrian Garcia del Departamento de Policía de El Paso. El sospechoso decidió prescindir de su derecho de tener un abogado y colaborar con la justicia: desde su arresto comenzó a hablar con las autoridades, reconstruyendo su viaje desde un suburbio de Dallas, Allen, con un rifle de asalto.

El jefe de Policía de El Paso, Greg Allen, había dicho previamente que el acusado “básicamente no se guardó nada” en las entrevistas con los investigadores y les contó cómo manejó por 10 -11 horas desde su casa en Allen hasta El Paso para cometer el ataque.

“El acusado declaró que una vez en el supermercado abrió fuego con su AK-47 disparando contra múltiples víctimas inocentes”, describió Garcia en el documento de 4 páginas. El oficial añadió que el arrestado subrayó que su objetivo eran los “mexicanos”.

Las autoridades han señalado que el sospechoso subió un manifiesto de cuatro páginas en la web 8chan, en el cual advertía que realizaba el ataque en “respuesta a una invasión de hispanos en Texas”.

De las 22 víctimas mortales de la masacre, ocho de ellas eran en efecto mexicanas.

Este tiroteo masivo está siendo considerado como un caso de terrorismo doméstico y la fiscalía de Texas ha anunciado que pedirá la pena de muerte para el sospechoso considerando cargos de crímenes de odio.

El ataque, ocurrido el sábado y seguido por otro en Ohio pocas horas después, donde murieron nueve personas ha vuelto a poner sobre la mesa el debate de las armas en Estados Unidos.

“Trump no es bienvenido”: residentes de El Paso reciben al presidente con protestas (fotos)