Boris Larramendi: Habana Abierta. Por qué no voy.

Boris Larramendi, uno de los fundadores de la emblemática banda Habana Abierta, expresó en su blog por qué no participará en los próximos conciertos de ese proyecto, anunciados recientemente para el mes de julio por un artículo de OnCuba, en el Festival de Cine de Gibara y en el Centro Cultural El Sauce.

Larramendi publicó en su blog que “mientras el régimen comunista de Cuba se siga arrogando el derecho de decidir qué tipo de actividades pacíficas y/o culturales reprime por la fuerza y cuáles tolera, yo no volveré a tomar parte en ninguna actividad patrocinada y/o tolerada por ese régimen”.

El artista, que actualmente vive en la Florida y ofrecerá un concierto el 22 de junio en el Real Café Miami con su grupo, también agregó: “Tuvimos que cruzar un océano, exiliarnos, dejar atrás todo, para lograr grabar nuestra música. Así que no. Muchas gracias, pero no”.
Oncuba, que publicó varias fotografías en el artículo en las que aparece Boris, expresó que cada uno de los integrantes de Habana Abierta “ha mantenido proyectos en solitario y elegido caminos personales que de alguna forma provocaron que el grupo entrara en una larga etapa de silencio y recesión”.

Sin embargo, el actor cubano Roberto San Martín, quien también reside en Miami, se sumó a las opiniones que ha generado este próximo acontecimiento, criticando fuertemente a Oncuba en su cuenta social de Facebook, al expresar: “Increíble como un artículo tan extenso es incapaz de llamar a las cosas por su nombre. Rehúye todo el tiempo a explicar el porqué de la popularidad de las canciones de Habana Abierta, omite estratégicamente los nombres de Gema, Pavel y Boris Larramendi, quien por cierto, no participa en este “regreso”; y por supuesto no habla de la censura a la que fue sometido el grupo.

Increíble como un articulo tan extenso es incapaz llamar a las cosas por su nombre. Rehuye todo el tiempo a explicar el…

Posted by Roberto San Martín on Thursday, June 6, 2019

A continuación le ofrecemos íntegramente la carta que Boris Larramendi publicó en su blog, a propósito del artículo de Cuba.

Una vez más, muchas gracias. Gracias a todos los que, cada vez que se rumorea o se confirma, (como parece ser esta última vez) cualquier cosa relacionada con Habana Abierta, se acuerdan de mí y preguntan si voy a participar. Gracias a todos los que piensan (exageradamente) que sin mi modesto aporte una reunión así no tiene sentido. Me halaga mucho todo eso. Pero.

Fui yo el que hace 10 años decidió irse de ese proyecto, y por consiguiente renunciar a cualquier derecho sobre ese nombre. Los que han decidido seguir con ello, tienen todo mi respeto. No tengo que añadir ni objetar nada a estas alturas a lo que puedan o quieran hacer. Y sólo me queda desearles buena suerte. Cualquier otra cosa sería mezquina de mi parte, más cuando he rechazado en reiteradas ocasiones invitaciones y ofertas parecidas que se me han hecho, no sólo de su parte sino de terceras. Mis razones son múltiples, pero de verdad, no vienen al caso. Yo pasé página hace tiempo. No quiero rebajarme a chismorreos.

Eso sí. Con respecto a Cuba. Copio un fragmento de lo que escribí hace ya casi 4 años, cuando se daba por hecha mi participación en una gira por la isla y posterior disco con la EGREM.

Mientras el régimen comunista de Cuba se siga arrogando el derecho de decidir qué tipo de actividades pacíficas y/o culturales reprime por la fuerza y cuáles tolera, yo no volveré a tomar parte en ninguna actividad patrocinada y/o tolerada por ese régimen. Y recordar que Habana Abierta, se hizo conocida entre la juventud cubana no sólo por su música, sino también por sus letras, y no gracias al régimen cubano y sus instituciones culturales, sino a pesar de ellas. Y gracias a la bendita amistad de Pável Urkiza y Gema Corredera, y a la complicidad de Armando Gómez y Manolo Aguilar primero y de Olguita Díaz , Nat Chediak y Fernando Trueba después, que creyeron en nosotros. Tuvimos que cruzar un océano, exiliarnos, dejar atrás todo, para lograr grabar nuestra música. Así que no. Muchas gracias, pero no.

Y para terminar, como también uno tiene su corazoncito y se me queda mal cuerpo con tanta negativa y explicación de mi parte, hala, aquí me tienen, cantando “Asere qué volá” junto a los otros 7 integrantes originales del proyecto, y con el mejor acompañamiento posible. La banda que grabó el disco “Boomerang”, álbum que al decir de un importante periodista cultural cubano, es “un material con algunas canciones de factura notoria”. Alain Pérez como arreglista, bajista y productor, Kiki Ferrer en el drum, Nam San en la guitarra, Pepe Espinosa en la percusión, Iván “Melón” Lewis en el piano, Segundo Mijares en el saxo, William Paredes en el trombón y Manuel Machado en la trompeta. De propina, Haydeé Milanés en los coros en este concierto filmado en la Plaza de las Vistillas, Madrid, Fiestas de San Isidro, mayo del 2005.