CubitaNOW
x

support@cubitanow.com

Díaz-Canel tiene “el respeto y la admiración” de artistas cubanos, dice ministro de Cultura

Redacción de CubitaNOW

Sociedad, Cuba

La propaganda del Partido Comunista de Cuba (PCC) continúa con su campaña para mostrar el supuesto apoyo al presidente designado Miguel Díaz-Canel.

"La verdad está en el respeto y la admiración que se ha ganado el presidente Díaz-Canel por la seriedad, la transparencia y sistematicidad de sus intercambios con nuestros escritores y artistas. Eso no se puede ocultar", dijo el criticado ministro de Cultura, Alpidio Alonso Grau, en una extensa entrevista en el medio oficialista Cubadebate

"Soy el primero en decir que falta mucho por hacer y que todavía cometemos lamentables errores. Pero ello no puede llevarnos a negar una obra que está a la vista de todos".

Alonso, famoso por enfrentarse a manotazos a artistas y periodistas independientes en 2021 en La Habana, utilizó la habitual excusa del régimen de la "guerra cultural" contra su mal llamada "Revolución".

"Me siento en el deber de denunciar, una vez más, la guerra cultural y la campaña difamatoria de la que somos víctima. Hay mucho dinero puesto para desarrollar proyectos de subversión en el país, relacionados con la cultura. Buena parte de él se otorga descaradamente, de manera pública. El repertorio de acciones de esa guerra cultural es muy diverso. Los datos de la cuantía y el origen de su financiamiento están al alcance de todos", dijo.

El aparato de propaganda del PCC critica habitualmente a artistas, activistas y opositores por recibir dinero de la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID). Sin embargo, esta semana el canciller Bruno Rodríguez agradeció un donativo de dos millones de dólares de Estados Unidos a través de la USAID. Rodríguez evitó mencionar esa agencia.

Alonso dijo que "por más dinero que gasten en proyectos subversivos, publicaciones digitales, tecnología y honorarios para colaboradores que critiquen a la Revolución, becas y premios inventados, cursos de liderazgo, eventos en universidades de renombre y hoteles lujosos, no van a poder dividirnos. Se tendrán que conformar con un puñadito insignificante de mercenarios, sin peso real en la cultura, que les mantenga vivo el negocio en que se ha convertido esta nueva industria de la contrarrevolución".

"Mal que les pese, en Cuba Revolución y cultura son ya inseparables", agregó a Cubadebate.

Recomendado para ti: