Agencias de envíos en Miami alarmadas por presión de Aduana Cubana

Las llamadas “mulas” están preocupadas tras el comunicado de la aduana cubana en el que amenazó con decomisar los equipajes que sean propiedad de agencias de envíos con sede en Estados Unidos.

El Nuevo Herald conversó con representantes de más de una decena de agencias de envíos, después del anuncio hecho por las autoridades cubanas a comienzos de mes.

“Esto no es nuevo. De vez en cuando la Aduana lanza una cruzada contra las mulas y pone las cosas difíciles”, dijo el propietario de una agencia de envíos en Miami, que al igual que los demás no quiso ser identificado por temor a represalias contra su compañía por parte de las autoridades de la isla..

“Hemos visto que los controles se han incrementado. Recientemente tuvimos problemas con una persona que nos llevaba mercancía y se la decomisaron”, añadió, aunque insistió en que piensa que todo volverá a la normalidad.

Asimismo, otro propietario cree que es “absurda” la decisión. “Es verdad que movemos mucha mercancía, pero el 80 por ciento son productos de primera necesidad, cosas que dentro del país no se consiguen: ropa, alimentos, aseo, café. Incluso hasta azúcar hemos llegado a mandar”, manifestó.

Cree que el fin de todo esto es que a los cubanos “no les quede más remedio que comprar los productos de mala calidad que venden en las tiendas recaudadoras de divisas”.

Según El Nuevo Herald “los precios para enviar productos a la isla utilizando las agencias en Miami oscilan entre $6 y $10 por libra. Generalmente las agencias pagan el pasaje a un cubano con residencia permanente en Cuba, lo que le permite pagar los impuestos de aduana en pesos cubanos, hasta 100 kg de equipaje”.

Las agencias dan al pasajero 20 libras de productos personales y algunas le pagan entre $100 y $300. Este empresario, sin embargo, piensa que las autoridades cubanas tienen “parte de razón al apretar la tuerca”.

“Hay personas que se aprovechan de inocentes, que solo buscan quién les pague un pasaje, para meterles droga en los equipajes, porque en Cuba hay estratos con alto poder adquisitivo que consumen drogas, en fiestas y discotecas”, razonó.

“Este es precisamente uno de los principales argumentos usados por la Aduana de Cuba para perseguir a quienes transportan mercancía a la isla. Según los oficiales cubanos, el pasado año fueron detectados 94 intentos de entrar estupefacientes al país. El soborno por entrar más mercancía que la permitida es una práctica ampliamente extendida por los aeropuertos cubanos, en especial de parte de las mulas. Las autoridades temen que el incremento de la corrupción dé paso a un mayor tráfico de drogas”, dijo el citado medio.

El movimiento de mercancías entre el sur de Florida y Cuba vive un buen momento y superó en el 2017 los $3,000 millones, según una investigación de The Havana Consulting Group.

El director de Técnicas Aduaneras, un departamento de la aduana cubana,José Luis Muñoz Toca, dijo a principios de mes, que decomisaron más de tres toneladas de productos varios enviados por compañías desde el extranjero y amenazó con operaciones penales contra conocidas agencias del sur de Florida entre las que se encuentran Va Cuba, Cubamax Travel y Central America Cargo.

Para el Estado cubano, los envíos que hacen estas agencias utilizando pasajeros que viajan a la isla es “ilegal”, por ello exigen que se establezca un contrato con las empresas estatales encargadas de la importación comercial.

Un propietario de una empresa que actualmente tiene negocios en la isla, dijo a El Nuevo Herald que la ineficiencia del Estado en gestionar la distribución de los envíos hace que las compañías prefieran enviar los productos con las mulas.

“CubaPack es la única empresa autorizada por el gobierno cubano para recibir carga directamente desde Estados Unidos, pero el envío a través de su plataforma puede tomar meses y hacer quedar mal parados a los empresarios extranjeros, como ha ocurrido anteriormente”, declaró.

Él, que espera “el fin del embargo estadounidense y de la corrupción en ambos lados del Estrecho de la Florida”, dijo que en tanto Cuba no ofrezca una alternativa confiable y rentable para el envío de mercancía al país, “los cubanos seguirán buscando formas creativas de entrar lo que se necesita”.